La Mirada de Bette Davis

En 1982 Bette Davis fue invitada por el AFI (Instituto Americano del Cine) para presentar el premio a toda una vida al director Frank Capra. En el momento de dar su discurso, Bette caminó elegantemente hacia el micrófono y sus primeras palabras fueron “Soy una actriz, no una canción”; esta frase puede resumir todo lo que fue Bette Davis: una gran mujer, una leyenda, pero sobre todo una actriz, una gran actriz, quizás de las mejores que han engalanado la pantalla grande. La carrera de Bette Davis se expandió durante 59 años, casi seis décadas que le permitieron ser testigo de los grandes cambios que sufrió la industria estadounidense a lo largo de su historia, pero Bette no solo fue testigo de esos cambios, sino que participó y fue parte fundamental de muchos de ellos.

Bette hizo su debut cinematográfico en la película “The Bad Sister” (1931). Ni la película ni su actuación de Bette causaron mayor impacto e incluso se dice que los directores del estudio (Universal) se quejaron de su falta de belleza y carisma. En 1932 Bette firmó con Warner Brothers, hecho que marcaría por siempre su carrera.

Después de hacer varias películas que pasaron sin pena ni gloria, en 1934 aceptó el papel principal en la película “Of Human Bondage“. El personaje de una mujer fría, egoísta y manipuladora que enamoraba a los hombres para conseguir sus objetivos había sido rechazado por muchas de las grandes actrices de la época debido a lo oscuro y poco glamoroso que resultaba. Sin embargo Bette, como lo hizo toda su carrera, no tuvo miedo de aceptarlo aún sabiendo que el público lo iba a odiar.

“Of Human Bondage” es considerada la película que la lanzó a la fama, y su actuación fue tan aclamada por la crítica, que el hecho de no ser nominada al Oscar ese año causó uno de los mayores escándalos en el Hollywood de esa época. Un año después, Bette protagonizó “Dangerous“, en el papel de una actriz obsesiva que se va autodestruyendo poco a poco. Esta actuación le valió su primera nominación al Oscar y su primera victoria (considerada por muchos, incluso por ella misma, como un premio de consolación después de lo que había pasado un año antes).

Después de una serie de películas mediocres que según ella perjudicarían su carrera para siempre, Bette huyo hacia Canadá con el fin de invalidar su contrato con Warner y poder trabajar en Inglaterra. Así pues, Bette se convirtió en la primera actriz en demandar a uno de los grandes estudios (durante esta época los estudios prácticamente eran dueños de los actores) y si bien perdió la demanda y fue obligada a volver a Estados Unidos a trabajar con Warner, este hecho abrió las puertas para que años más tarde una de sus mejores amigas, Olivia de Havilland, lograra romper su contrato con Warner y se diera el inicio del fin del sistema de los grandes estudios en Hollywood (ver: Olivia de Havilland: La última heredera de Hollywood)

En 1937, Bette protagonizó Jezabel en el que interpretó a una muy independiente, provocadora, malcriada y arrogante joven sureña, quizás con una mentalidad muy adelantada para su época. Jezabel le valió a Bette su segunda nominación y segunda victoria en los Oscars. Cuenta la leyenda que después de Jezabel, Bette se convirtió en la favorita para interpretar a Scarlett O’Hara en “Gone With The Wind” (el papel más codiciado en la historia de Hollywood), pero que los directivos de Warner se negaron a dejarla participar en esa película.

Con Jezabel, Bette logró convertirse en una de las actrices más importante de Hollywood, y en 1940 con “Dark Victory“, logro su tercera nominación al Oscar. En esta película Bette muestra un lado menos oscuro y quizás más sensible, interpretando a una mujer con una enfermedad terminal que se resiste a dejarse derrotar por la muerte y trata de mantener su dignidad a pesar de las circunstancias.

Un año después fue estrenada “The Letter“, una de sus películas mas famosas y la que terminó de inmortalizar su leyenda (fue esta película la que inspiro la famosa canción de Kim Carnes, “Bette Davis’ Eyes“). Es que es solo ver las primeras escenas de la película para darse cuenta de su poder histriónico, con solo una mirada deja ver una mujer fría, calculadora, que restringe sus emociones con la intención de mantener su telaraña de mentiras. “The Letter” le significo a Bette su cuarta nominación al Oscar.

Por esta época Bette ya era una de las actrices mas poderosas de la industria, era conocida como el cuarto hermano Warner y en 1941 se convirtió en la primera mujer en dirigir la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Durante esos años consiguió tres nominaciones mas al Oscar por “The Little Foxes” (1941),  “Now, Voyager” (1942) y “Mr. Skeffington” (1944) convirtiéndose en la primera actriz en lograr 8 nominaciones durante su carrera.

A pesar de los éxitos anteriores, para finales de la década Bette había perdido gran parte de su fama y ya no se le consideraba una estrella de la taquilla. Además, los papeles que le ofrecían no eran tan importantes como los que acostumbraba interpretar. Esta situación la llevo a tener varias discusiones públicas con Jack Warner que terminaron con su salida de los estudios Warner en lo que parecía ser el final de su carrera.


Sin embargo, en 1950 el director Joseph L. Mankiewicz le ofreció el papel principal de su nueva película “All About Eve“. En esta película Bette interpreta a Margo Channing una actriz acostumbrada al éxito y a la fama, que tiene una coraza de mujer fuerte, pero que en el fondo tiene miedo a envejecer y a la soledad. Esta es considerada por muchos la mejor de sus actuaciones, con un personaje que le permitió sacar lo mejor de sí misma, que le permitió ser fuerte y aun así verse intimidada al no ser capaz de controlar la situación que pasaba a su alrededor. Con esta película Bette consiguió de nuevo ser una estrella frente a los críticos y al publico, logró su novena nominación al Oscar y pudo dejar en la historia del cine una de las mejores actuaciones jamás hechas.

Durante la década de los 50s, Bette siguió trabajando en varias películas aunque ninguna logro igualar el éxito de All About Eve. De nuevo, muchos periodistas llegaron a decir que su carrera había terminado. Pero en 1961, Bette protagonizó Whatever Happened To Baby Jane? junto a otra leyenda de la edad dorada del cine americano, Joan Crawford. En esta película, Bette interpretó a Baby Jane Hudson, una antigua estrella infantil que nunca logró ser exitosa durante su vida adulta, siendo opacada por su hermana. Esto la llevó a llenarse de celos y amargura que lentamente se convierten en locura.  En este papel Bette no deja ver la vulnerabilidad de Margo Channing: solo muestra maldad y odio, que a lo largo de la película se van mezclando con los delirios y locura del personaje.

Si bien Bette siguió trabajando mas de dos décadas después de esta película, Baby Jane Hudson es la última de sus grandes actuaciones, es su canción de despedida. Vale la pena mencionar que las historias de lo que pasó detrás de cámaras durante la filmación de “Baby Jane”, son casi igual de emocionantes que la película misma. Bette y Joan protagonizaron una de las últimas grandes rivalidades de Hollywood, se hicieron la vida imposible, pero frente a los periodistas posaron como amigas al mejor estilo de la edad dorada. Con esta película Bette consiguió su décima y última nominación al Oscar.

Bette Davis murió en 1989, el año en el que filmó su última película “Wicked Stepmother“, y fue enterrada en Hollywood junto a su madre y su hermana en una tumba que tiene como epitafio “Ella lo hizo de la manera difícil”. En los últimos años de su vida Bette recibió varios reconocimientos por parte de la industria cinematográfica, entre ellos fue la primera mujer en recibir el premio a toda una vida del AFI en 1977. Bette Davis definitivamente lo hizo de la manera difícil, nunca tuvo la belleza o el carisma de las grandes actrices de su época, pero Bette no tuvo miedo de hacer muchos de los papeles que ellas no quisieron interpretar, no tuvo miedo de mostrarse arrogante y fría en la pantalla. Porque si bien hay actrices más reconocidas por el público que ella, Bette Davis es la única actriz cuya mirada inspiró una canción.

And she’ll tease you
She’ll unease you
All the better just to please you
She’s precocious
And she knows just what it
Takes to make a pro blush
All the boys think she’s a spy,
She’s got Bette Davis eyes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s