La Carrera: Actriz Principal

La competencia para ser coronada como la Mejor Actriz en los Oscars de 2012 es de las más agitadas en el momento. La carrera se está configurando como un combate entre actrices veteranas, actrices revelación y previas nominadas buscando la gloria dorada. Pero sólo hay lugar para cinco.

Por lo general, la Academia prefiere premiar actrices jóvenes. Sólo hay que mirar la última década para darse cuenta de eso. Natalie Portman, Kate Winslet y Marion Cotillard, por dar unos ejemplos, tenían todas menos de 50 años cuando ganaron el premio (la única actriz por encima de 50 en ganar en la última década fue Hellen Mirren en “The Queen”).

Para ganar en esta categoría no basta con hacer una buena actuación (a veces es innecesaria). Hay que tener una narrativa: Natalie ganó por ser joven y estar en la película de moda; Kate ganó porque ya llevaba unas cuantas nominaciones y declaró en varias ocasiones, con el mayor ruido, querer ganar el Oscar. Sandra Bullock ganó porque, inexplicablemente, todos la quieren en Hollywood y era su única actuación medianamente buena, y tal vez la única oportunidad que tendría la Academia de premiarla.

La actriz que quiera ganar el Oscar, además, debe estar dispuesta a hacer campaña: aparecer en conferencias de prensa, en presentaciones de la película a la Academia, conceder entrevistas a los medios de comunicación, etc. Y ganar uno de los premios que se entregan antes de los Oscars, como los Golden Globes o los SAG Awards, no perjudica.

Estas son nuestras predicciones, en orden de probabilidad, y las razones por las que éstas son las actrices más opcionadas para llevarse una nominación en Mejor Actriz:

1. Viola Davis (The Help)

Cuando se estrenó “The Help” y se convirtió en un éxito de taquilla con muy buenas críticas, Viola Davis empezó a sonar como una de las contendientes para mejor actriz. En un principio fue confuso en qué categoría competiría (principal o de reparto) pero con el paso del tiempo se hizo claro que su campaña sería para competir en la categoría principal para abrir espacio a sus compañeras de reparto Octavia Spencer y Jessica Chastain en la otra categoría.

A su favor tiene que su personaje es agradable en una película que le llega al espectador. Su campaña promocional se puede basar en dos opciones: la primera, que en Hollywood la consideran una actriz que ya merece algún reconocimiento teniendo en cuenta sus actuaciones en películas como “Out of Sight”, “Traffic”, “Solaris” y “Doubt” (por la que estuvo nominada al Oscar). Y la segunda tiene que ver con el hecho de que para muchos ya es hora de que una actriz afroamericana vuelva a ganar en esta categoría, ya que la única que lo hizo fue Halle Berry en el 2002.

En su contra tiene únicamente el hecho de que “The Help” haya sido estrenada en agosto y que su personaje no sea muy dramático.

2. Glenn Close (Albert Nobbs)

Glenn Close tiene cinco nominaciones al Oscar y este año podrían convertirse en 9 si es nominada en todas las categorías en las que sería elegible por “Albert Nobbs”: Actriz, Película (como productora), Guión Adaptado y Canción Original (como compositora). Y es que Albert Nobbs es el proyecto de los sueños de Glenn. Desde que en 1982 interpretara el mismo papel en la obra del mismo nombre, Glenn ha estado luchando por que se logre hacer esta película, buscando productores que estuvieran dispuestos a financiarla y realizarla. Al final, logró que su gran amigo Rodrigo García, el hijo de Gabriel García Márquez, la dirigiera.

A su favor tiene la pasión que siente por este proyecto: es muy normal que la academia premie a este tipo de actores que se empeñan en hacer realidad sus proyectos personales. Muchos, además, la consideran entre las mejores actrices vivas que no han ganado el Oscar y, teniendo en cuenta que cada vez son menos sus participaciones en películas, esta podría ser la última oportunidad de reconocerla.

Sin embargo desde que se estrenó la película en el Festival de Venecia, aunque Glenn ha recibido excelentes críticas, lo mismo no ha pasado con el resto de la producción, lo que hace dudar sobre una posible victoria en esta categoría.  Al final de todo, puede ser que Glenn sí gane su primer Oscar este año, pero no necesariamente como actriz.

3. Meryl Streep (The Iron Lady)

Siempre que se anuncia una película protagonizada por Meryl Streep, inmediatamente se convierte en la favorita para el Oscar. No por nada es la actriz con más nominaciones en la historia (16). Sin embargo, de esas 16 nominaciones solo dos se han convertido en victorias, siendo la última en 1982, lo que hace que mucha gente crea que ya es hora de darle su muy merecido tercer Oscar.

Con “The Iron Lady”, en el que interpreta a la ex-primera ministra británica Margaret Thatcher Meryl tiene quizás su oportunidad más grande en la última década de llevarse a casa el galardón, teniendo en cuenta que los papeles biográficos siempre tienen más peso con la Academia.

En su contra tiene que, aunque siempre es la favorita, siempre termina perdiendo contra actrices más jóvenes, que ganan popularidad a medida que avanza la campaña (Kate Winslet, Sandra Bullock, Catherine Zeta-Jones) y este año le podría pasar lo mismo con Davis o Mara. El gran problema que tiene Meryl en los Oscar es su consistencia. ¿Por qué no premiamos mejor este año a otra actriz y el próximo año seguro podemos premiar a Meryl?

También está el hecho de que el personaje que interpreta es muy controversial. Margaret Thatcher es bastante odiada por su postura ultraconservadora y por la guerra de Las Malvinas durante su gobierno en el Reino Unido. Se piensa también que la película puede terminar siendo un fiasco: no ha sido vista por nadie, aún no tiene tráiler, la fecha de estreno se aplazó para finales de diciembre, y la directora es la misma de “Mamma Mia!”.

4. Rooney Mara (The Girl With The Dragon Tattoo):

Quizás el mayor enigma de la temporada. Rooney Mara (la ex-novia de Mark Zuckerberg en “The Social Network”) ganó uno de los castings más luchados en la historia reciente de Hollywood por el papel de Lisbeth Salander, la hacker anti-social en la adaptación estadounidense del best-seller sueco “The Girl With The Dragon Tattoo”.

Rooney tiene mucho a su favor: no sólo mojó mucha prensa cuando ganó el casting, sino que se sometió a un cambio físico que puede impresionar a muchos. Enflaqueció a niveles enfermizos, se hizo piercings en la cara y en los pezones, se quitó las cejas y cambió su peinado.  Además, la película se está tornando en el evento cultural del año, con líneas de ropa inspiradas en ella y portadas en revistas como Vogue y W. “Black Swan” fue el gran fenómeno del año pasado, y su protagonista se llevó el Oscar.

No le hace daño a Rooney Mara trabajar con David Fincher, un director perfeccionista que es capaz de hacer cientos de tomas de una misma escena con tal de sacar lo mejor de sus actores, que además logró dos grandes éxitos en los Oscars: “The Curious Case of Benjamin Button” y “The Social Network”.

Aunque nadie ha visto la actuación de Rooney, lo más probable es que se convierta en la sensación de la temporada y que luche frente a frente con otra de las cinco actrices para llevarse la estatuilla dorada.

5. Elizabeth Olsen (Martha Marcy May Marlene):

La hermana desconocida de las gemelas Olsen hizo su debut cinematográfico este año en el estreno en el festival Sundance del drama psicológico “Martha Marcy May Marlene” e impresionó a más de un crítico.

En los últimos años ha habido siempre un lugar en las cinco nominadas para una estrella nueva de un filme independiente (Jennifer Lawrence en “Winter’s Bone”, Carey Mulligan en “An Education”, Gabourey Sibide en “Precious”, Ellen Page en “Juno”) y podría parecer que este es el año de la hermanita Olsen, pero en su contra juegan varios factores.

Primero, su película fue estrenada hace meses y la gente ha dejado de hablar del filme, aunque no hay nada que no arregle una buena campaña promocional. Quienes han visto su actuación, además, dicen que es muy silenciosa y restricta, así que para muchos puede no parecer tan evidente su calidad, pues no hace lo dramático evidente. Además, está luchando con Rooney Mara por el lugar de “la nueva”, y como se ven las cosas en el momento, Rooney tiene la ventaja.

Elizabeth Olsen se mantiene en las predicciones porque ya fue vista la película, su actuación es aclamada por la crítica y seguramente ganará uno que otro premio de los que otorgan las asociaciones de críticos previo a los Oscars.

Otras posibles:

6. Charlize Theron, la supermodelo sudafricana, tiene ya un Oscar por su papel de asesina serial en “Monster”. Este año mostrará una faceta distinta en el drama en tono de comedia “Young Adult”, en el que interpretará a una ex-reina del prom que no sabe qué hacer con su vida cuando empieza su adultez. Es dirigida por Jason Reitman, quien ya ha logrado nominaciones para cuatro de sus actores en “Up in the Air” y “Juno”. Además, Charlize gusta y la película será lanzada a mediados de diciembre, justo a tiempo para que todos estén hablando de Charlize cuando llegue la hora de las nominaciones.

7. Michelle Williams logró su primera nominación en 2006 con “Brokeback Mountain”, cuando muchos pensaban que “la chica de Dawson’s Creek” no podría lograr éxito en la pantalla grande. El año pasado fue nominada por “Blue Valentine”, así que se sabe que gusta en la Academia. Pero, desde un principio, se sabía que iba a ser un problema interpretar a una figura tan icónica como Marilyn Monroe. “My Week With Marilyn” fue estrenada en el Festival de Cine de Nueva York y la actuación de Michelle fue divisiva: mientras unos le reclamaban no parecerse mucho a Marilyn en aspectos como la voz susurrada, otros resaltaban que Michelle se concentrara en construir un personaje en vez de limitarse a la imitación. Con una buena campaña, como seguro la tendrá, la nominación no estará lejos de Michelle Williams, y no es descabellado pensar que podría ser la gran sorpresa de la temporada.

8. Keira Knightley era desde el año pasado la gran favorita para llevarse el Oscar, pero desde el estreno en el festival de Venecia de “A Dangerous Method”, la película de David Cronenberg sobre el nacimiento del psicoanálisis, ha perdido hasta su estatus como segura nominada. ¿Qué pasó? Su retrato de una maniática histérica dividió a la crítica. Muchos pensaron que sobreactuó su papel, aunque la mayoría agradeció que no mantuviera la histeria durante todo el filme. Sigue en la carrera porque a la Academia le gustan los personajes femeninos que lloran, gritan y hacen escándalo, porque Keira ya fue nominada una vez por “Pride & Prejudice” y porque los británicos de AMPAS pueden apoyarla.

Longshots:

  • Tilda Swinton será siempre un longshot (tiene una posibilidad lejana). Año tras año lleva su gran talento al mundo actoral, y año tras año es ignorada por la Academia. Pero sigue en el juego porque, primero, ganó un Oscar hace tres años por “Michael Clayton” y, segundo, es muy probable que gane algún premio de las asociaciones de críticos por su papel en “We Need To Talk About Kevin”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s