Superestrellas invisibles: Compositores musicales

Haz clic en Superestrellas invisibles para leer la introducción y seguir las publicaciones de la serie.

Desde su creación, el cine ha buscado en la música la manera de crear una verdadera experiencia audiovisual. En la época del cine mudo, era común que los dueños de los teatros contrataran músicos que tocaran durante las proyecciones, en parte para disimular el ruido de las máquinas de proyección. Para dar énfasis a las escenas de las películas, en este tiempo se utilizaban piezas de música clásica conocidas, generalmente elegidas por los músicos o dueños de los teatros. Luego fueron los directores quienes eligieron las piezas musicales que acompañarían sus películas, distribuyendo junto a los rollos de sus películas las partituras que deberían acompañarlas.

Con la llegada del sonido al cine y la capacidad de incluir música directamente en la película, se ampliaron los horizontes del uso de la música en el cine: ya no solo era buscar entre las piezas de música clásica las que mejor acompañaran a la película sino que se podían crear piezas de música originales para satisfacer la visión artística de la película. Así fue como llegaron a la industria las superestrellas invisibles de esta entrada, los compositores.

La música de las películas se puede diferenciar en dos grupos. El primero, llamado score (composición musical) es la música orquestal o instrumental creada o adaptada para acompañar las imágenes de la película. El segundo, conocido como soundtrack, es el conjunto de canciones, originales o no, usadas durante la película, ya sea interpretada dentro de la misma o usadas para musicalizar distintas escenas o los créditos de la misma.

Los compositores encargados de crear la música de las películas son quizás las superestrellas menos invisibles de esta serie porque, aunque trabajan en conjunto con el director, editor y sonidistas, y deben seguir la visión artística del director, tienen una mayor libertad a la hora de hacer su trabajo, lo que hace que en muchas ocasiones la música de una película, sobresalga más que la imagen.

Los Oscars a los compositores

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS) ha reconocido el trabajo de los compositores desde 1934, año en el que se crearon las categorías de Mejor Score y Mejor Canción Original. A lo largo de la historia, la categoría de Mejor Canción Original se ha mantenido constante y premia a quienes escribieron las letras y la música de la mejor canción creada para ser utilizada en una película. Por otro lado, la categoría de Mejor Score ha cambiado constantemente, siendo dividida en dos categorías para música original o adaptada, o para películas dramáticas y comedias durante muchos años. Actualmente se premian tres categorías musicales: Mejor Canción Original, Mejor Score Original y Mejor Musical Original aunque esta última no se entrega desde 1987 debido al bajo número de películas que podrían calificar.

Las categorías musicales forman parte importante de los Oscars y han permitido premiar a un gran número de músicos muy talentosos, además de proveer algunos de los momentos más memorables de las ceremonias de premiación, como cuando en 2010 los nominados fueron bailados en 2010, o cuando en 2006 el reconocido violinista Itzhak Perlman interpretó fragmentos de los nominados. Gracias a estas categorías, intérpretes como Björk, Beyoncé, Celine Dion y Bob Dylan han sido protagonistas en las premiaciones. Pero quizás el momento más recordado ocurrió cuando en 2002 John Williams dirigió a una orquesta que rindió homenaje a los scores más recordados del cine:

A continuación presentamos a las superestrellas de estas categorías, los que han recibido más nominaciones y premios tanto por sus scores como por sus canciones originales:

Los clásicos

Alfred Newman se mantiene como el compositor más exitoso con la Academia. Durante su carrera, en la que compuso para más de 200 películas, recibió 45 nominaciones al Oscar, ganando en 9 ocasiones. Su posición como jefe del departamento de música de la 20th Century Fox le permitió crear una de las mejores y más grandes orquestas dedicadas a la musicalización de películas. Sus composiciones bastante complejas y llenas de expresividad son el epítome del tipo de score usado durante la edad dorada de Hollywood. Sus trabajos incluyen “How Green Was My Valley”, “All About Eve” y “How The West Was Won”, considerado su mejor score.
.
Además, es el creador del llamado Sistema Newman, una manera de sincronizar la grabación del score con la película. Para esto se usa una copia especial de la película en la que se han hecho marcas especiales (puntos y serpentinas) que sirven como referencia para el conductor. Los puntos son pequeñas marcas que aparecen en dos de cada diez cuadros, y mantienen un ritmo constante que permite al director de la orquesta mantener una sincronización con el tempo. Por otro lado, las serpentinas se usan para sincronizar la música y la acción. Son líneas horizontales que se mueven en la pantalla a un ritmo regular. Este sistema aún es utilizado hoy en día.

De la época de los grandes estudios, otro de los compositores más aclamados fue Max Steiner, quien fue nominado a veinte Oscars, ganando en dos ocasiones. Sus trabajos incluyen algunos de los scores más memorables e importantes de la historia del cine como los de “Casablanca”. Steiner fue el compositor de planta de Warner Bros., para quienes compuso la famosa fanfarria que acompañó por muchos años todas las películas del estudio:

Steiner fue uno de los exponentes del mickey-mousing, una técnica en la composición musical para películas (especialmente usada en producciones animadas de Walt Disney, de ahí su nombre) que consiste en la sincronización de sonidos musicales con las acciones de los personajes. El score más famoso de Steiner, y uno de los más costosos de hacer en su momento, fue el que compuso para “King Kong” (1933). En este video puede verse el uso del mickey-mousing en una escena de la película, donde las disrupciones en la melodía se asocian con los movimientos abruptos del gorila:

Steiner también es reconocido por el uso de temas musicales, es decir, piezas que acompañan los créditos iniciales o finales de una película y que la identifican. El tema musical más reconocido de Steiner es Tara’s Theme, de “Gone With the Wind”, película para la cual compuso el score. Temas musicales populares actualmente pueden encontrarse en sagas como “Harry Potter” (Hedwig’s Theme de John Williams) y la serie de James Bond (The James Bond Theme de Monty Norman):

También de esta época se destaca Dimitri Tiomkin, quien consiguió 22 nominaciones y cuatro premios, por películas como “The Alamo”. Con su trabajo en “High Noon“, Tiomkin revolucionó la manera en la que se hacía la composición de la música de las películas. Todo el score gira en torno a la canción Do Not Forsake Me, Oh My Darlin’, la cual es usada de una u otra forma durante todo el largometraje. Para este score, Tiomkin se deshizo de los violines y de varios instrumentos de la orquesta, haciendo la composición más pequeña.

Después de “High Noon”, es común encontrar películas donde su música gira entorno a una canción principal, como “Titanic”, gran parte de cuyo score gira en torno a la canción interpretada por Celine Dion, My Heart Will Go On:


Unable to stay, unwilling to leave
, parte del score de “Titanic”


My Heart Will Go On
, compuesta por James Horner e interpretada por Celine Dion

Ennio Morricone ha recibido siete nominaciones pero nunca ganó un Oscar competitivo, pero la Academia reconoció su importancia para la historia de la música cinematográfica con un Oscar honorífico. Morricone es reconocido especialmente por su trabajo en westerns del director italiano Sergio Leone. Sus composiciones eran las protagonistas de las películas, al punto que Leone editó filmes tan reconocidos como A Fistfull of Dollars” y “Once Upon a Time in America” ajustándose al score de Morricone, quien los había preparado con meses de anticipación.

Morricone innovó la composición musical de películas al no usar únicamente una orquesta tradicional sino emplear sonidos de distintos elementos, como látigos, silbidos y guitarras eléctricas, en su música. Quizás el ejemplo más icónico de esto, y uno de los temas musicales representativos de las películas del Oeste, es de la película “The Good, the Bad and the Ugly”:

Otros compositores de esta era fueron:

  • Sammy Cahn (26 nominaciones, 4 Oscars): compositor de canciones tan memorables como “All The Way” y  “High Hopes”, ambas interpretadas por Frank Sinatra
  • Henri Mancini (18 nominaciones, 4 Oscars): compositor de scores como el icónico “The Pink Panther” y “Breakfast at Tiffany’s”
  • Johnny Mercer (18 nominaciones, 4 Oscars): compositor de canciones, “Moon River” y “Days Of Wine a Roses
  • Marilyn y Alan Bergman (16 nominaciones, 3 Oscars): compositores de canciones, “The Way We Were” y “Moonlight

Los modernos

En 1967, John Williams recibió la primera de sus 45 nominaciones al Oscar, por la adaptación de la música de la película “Valley of the Dolls”, y la primera de sus cinco victorias llegaría cuatro años más tarde por la música de “Fiddler on the Roof” (El Violinista en el Tejado). Sus otras cuatro victorias llegarían de sus colaboraciones con Steven Spielberg  y George Lucas, de las cuales salieron algunos de los score más famosos de la historia del cine como los de “Star Wars”, “Jaws”, “E.T” y “Schindler’s List”.

John Williams es una figura fundamental en la historia de la música cinematográfica porque popularizó el uso de leitmotifs, una unidad musical que se asocia con un personaje, una situación, una emoción o una idea y que se usa en distintas ocasiones durante una película para evocar aquello a lo que está asociada, dándole un sentido de continuidad y cohesión al filme. Los leitmotifs ya habían sido utilizados por compositores como Max Steiner en “King Kong”, pero Williams hizo un uso extensivo de ellos. Un ejemplo muy popular de leitmotif es la “Imperial March” que apareció por primera vez en “Star Wars” (1977) y fue usada en las otras películas de la saga. La “marcha imperial” se asocia con un personaje (Darth Vader) y con una entidad (el Imperio), y es un símbolo del poder malvado. Aquí, en su primera aparición:

El ritmo, tono e instrumentación de un leitmotif puede ser alterado en su uso conservando su estructura básica para evocar situaciones y emociones distintas.

En los últimos años, entre los compositores por los que la Academia ha mostrado mayor preferencia se destaca Randy Newman (hijo de Alfred), quien ha conseguido veinte nominaciones y dos victorias por composición de canciones, entre las cuales se destacan sus trabajos para Pixar en películas como “Monsters Inc” y “Toy Story”, de la cual fue exitosa la canción You’ve Got A Friend in Me (en español, Yo Soy Tu Amigo Fiel).

Alan Menken, por su parte, ha recibido 19 nominaciones y ganado en 8 ocasiones, todas ellas recibiendo el premio a Mejor Score y Mejor Canción Original en la misma ceremonia por películas de Disney como “The Little Mermaid”, “Beauty and the Beast” y “Pocahontas”. El compositor es considerado parte fundamental del renacimiento de Disney a finales de los ochenta y principios de los noventa. Esto se debe a que gran parte del éxito de estas películas está en su música.

Menken logró como pocos mezclar sus composiciones instrumentales con las letras originales que diferentes artistas escribieron para las películas de esa época, produciendo sonidos modernos que a la vez tenían conexiones con los películas musicales del pasado. Un ejemplo de esto es la canción One Jump Ahead de “Aladdin” (letras compuestas por Tim Rice), que usa música de la canción Street Urchins, la cual hace parte del score de la película:

One Jump Ahead, versión en español


Street Urchins, parte del score de “Aladdin”

Otros compositores de los últimos tiempos que vale la pena destacar son:

  • James Horner (10 nominaciones, 2 Oscars): compuso el score y la canción de “Titanic”, My Heart Will Go On.
  • Hanz Zimmer (9 nominaciones, 1 Oscar): compositor de scores, The Lion King” y “Inception”.
  • Rachel Portman (3 nominaciones, 1 Oscar): la única mujer que ha recibido múltiples nominaciones por sus scores, el más famoso de ellos siendo “Emma”.

Algunos prolíficos y reconocidos compositores aún están esperando su primer Oscar:

  • Quincy Jones (6 nominaciones): compositor de scores, The Color Purple“.
  • Thomas Newman (10 nominaciones): sobrino de Alfred Newman, compositor de scores, “Wall-E“.
  • Alexander Desplat (4 nominaciones): compositor de scores, “Fantastic Mr. Fox“.
  • Danny Elfman (4 nominaciones): compositor de scores, Milk
  • Dianne Warren (6 nominaciones): compositora de canciones, I Don’t Wanna Miss A Thing de “Armaggedon”

3 Respuestas a “Superestrellas invisibles: Compositores musicales

  1. Pingback: La Recta Final: Música Original | fílmicas·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s