Habemus Papam (2011): Reseña

El Papa ha muerto y ahora los cardenales del mundo se reúnen en el Vaticano para elegir al nuevo líder de su iglesia. Mientras el mundo espera afuera que salga humo blanco por la chimenea de la Capilla Sixtina, el director italiano Nani Morretti decide entrar y especular sobre las relaciones y los sentimientos que afloran durante la votación. Cuando los cardenales deciden elegir a uno de los menos populares después de varias rondas de votación, el nuevo pontífice entra en una crisis existencial al darse cuenta que Dios se ha equivocado al elegirlo.

“Habemus Papam”, una película italiana que hizo parte de la selección oficial en competencia del festival de Cannes, recuerda en partes a “The King’s Speech”: tanto el Papa como el rey tienen dificultad para hablar en público, ambos requieren la ayuda de un terapeuta (el primero, un psiquiatra; el segundo, uno del lenguaje), y los dos deben solucionar sus problemas con rapidez, pues comunidades enteras de personas los necesitan como una guía moral. La diferencia está en que el rey tiene un problema que quiere solucionar, y el Papa no quiere más que huir. Pero la ley está escrita y Dios lo ha escogido, y no hay marcha atrás.

Aunque “Habemus Papam” intenta, en medio de su tragedia, tener momentos de comedia para liberar la tensión, y, aunque estos momentos en su gran mayoría parecen forzados y fuera de lugar, logra explorar la perspectiva de alguien que está completamente consciente del alcance que el poder puede tener, y se siente moralmente obligado a reflexionar sobre su responsabilidad y sus capacidades. En este sentido, la película habla sobre las obligaciones que vienen con el poder y por qué no debe caer en las manos equivocadas. Habla también de la terrenalidad de las figuras de poder religiosas; así se crea que tengan una relación más estrecha con lo divino, su condición humana, sus aspiraciones y decepciones, siguen estando presentes.

Pero “Habemus Papam” no se queda allí. Introduce al psicoanalista del Papa, un hombre no creyente atrapado en medio de cardenales que termina pasando más tiempo con ellos que con el pontífice. El director Nani Morretti interpreta a este personaje que resta más de lo que añade a la película, intentando introducir situaciones novedosas y graciosas (organiza un torneo de volleyball) pero poco importantes para el desarrollo de la historia, y diciendo una que otra frase contra la Iglesia pero sin plantear ningún debate serio. En darle tanto protagonismo a la historia del psicoanalista, la película pierde parte de la relevancia que había ganado con la situación del Papa.

Técnicamente, sin embargo, “Habemus Papam” es maravillosa. La Capilla Sixtina y otros lugares en el Vaticano se recrearon a la perfección, con una evidente atención al detalle. Las tomas le dan a las situaciones la grandeza o la intimidad que merecen, y algunas escenas deslumbran por su estética.

En últimas, “Habemus Papam” es un valioso producto del cine italiano que podría haber dado más, pero que sigue erigiéndose como una buena película con una excelente calidad técnica.

Puntaje: 7/10

Anuncios

3 Respuestas a “Habemus Papam (2011): Reseña

  1. Me gusta mucho la historia de esta película, porque a pesar de tratarse de una cinta que refleja a la iglesia católica Habemus Papam se centra en un personaje que al ser elegido como Papa no se siente seguro del llevar el cargo, mostrando más su lado humano, más cintas como estas hacen falta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s