La Carrera: Última parada (Parte 1)

Siga aquí toda la serie de La Carrera

Después de dos meses y medio de seguir la temporada de premios y la carrera por el Oscar, todo lo que ha sucedido deja varias lecciones. Ad portas de las nominaciones al máximo galardón de la industria cinematográfica estadounidense, fílmicas presenta en dos partes un análisis final de La Carrera, la serie que ha analizado categoría por categoría las probabilidades de las distintas películas para lograr una nominación.

Como habíamos dicho en nuestro análisis general previo (La Carrera: Todo cambia), empezando por las nominaciones a Mejor Película, que pueden ser entre 5 y 10, esta es una de las temporadas de premios con más incertidumbres de los últimos años, y en muchas categorías puede haber sorpresas, mientras que otras tienen solo dos o tres nominados asegurados, con una cantidad de opciones luchando por los últimos lugares. No es un año de consenso: sólo en la categoría de Mejor Actor de Reparto, por ejemplo, ha habido únicamente dos coincidencias tanto en los Critics Choice Awards como en los Golden Globes, los BAFTA y los SAG Awards.

Eso en cuanto a las nominaciones. En cuanto a los ganadores, el panorama no está más claro: la mayoría de categorías tienen dos o tres futuros nominados para quienes pueden construirse buenos argumentos acerca de por qué van a ganar. Pero el análisis y las predicciones sobre quiénes serán los ganadores será retomado después de las nominaciones al Oscar por la serie “La Recta Final” en fílmicas.

Las historias de éxito venden: Alguien que se dedique a ver los ganadores del Oscar de años pasados y los compare con su competencia llegará inevitablemente a la conclusión de que los Oscars no siempre (pocas veces) premian la calidad del trabajo que deben estar evaluando. Y las raíces de este asunto pueden encontrarse en una palabrita: “narrativa”. Los Oscars los elige la industria, miles de personas, cada una con sus gustos y sus emociones. Para ganar un Oscar, hay que saber apelar a esa emotividad colectiva y hay que buscar un consenso general en vez del amor ferviente de unos pocos.

¿Y qué le gusta a la industria más que una buena historia de éxito? Es el material del que está hecho Hollywood: los finales felices. Y no hay un final feliz mejor para alguien en la industria que un Oscar. Por eso, si una pequeña película a la que pocos apostaban logra un descomunal éxito en taquilla y además críticas que van de decentes a excelentes, se convierte en una historia, y lleva consigo la narrativa de la “pequeña película que pudo”. Y es lo que sucede este año con “The Help” y, en menor medida, con “The Artist”.

La narrativa es fundamental. “The Hurt Locker” venció al mastodonte de “Avatar” porque puso en marcha la historia de David contra Goliat, la diminuta película dirigida por la que potencialmente sería la primera mujer en ganar un Oscar de dirección (a la industria le gusta hacer historia), contra la película más taquillera de todos los tiempos, dirigida por el hombre que se llamó a sí mismo “el rey del mundo” cuando ganó por “Titanic” (a Hollywood no le gusta la arrogancia, o al menos no tan explícita).

“The Help” no es tan “pequeña” como pueda parecer (su presupuesto fue de 25 millones), pero su éxito fue abrumador, con 170 millones de dólares acumulados en taquilla hasta el momento sólo en Estados Unidos. “The Help” se convirtió en un evento: a todos les gustó, unos cuantos la amaron (consenso general) y recibió buenas críticas. Pero las narrativas más fuertes, de esas que ganan Oscars, las tienen Viola Davis y Octavia Spencer, dos de las actrices del filme. Que dos actrices que por años tuvieron roles llamados “Enfermera” y “Secretaria” estén tan cerca al Oscar es ya una gran historia en sí, sobre todo para los cientos de actores y otras personas de la industria esperando ese momento triunfal que los ponga en boca de todos y les abra nuevas oportunidades. Viola y Octavia son inspiradoras. Y hacer buenos discursos es una parte más del camino al Oscar, sobre todo cuando son televisados y hay cientos de personas viendo. El discurso de Viola al ganar el Critics Choice Award a Mejor Actriz fue conmovedor y es imposible que no haya ganado la simpatía de los votantes: mencionó su infancia de pobreza, su lucha diaria por ir a estudiar teatro, la dificultad de irrumpir en Broadway y después en Hollywood. Octavia, por su parte, se ha mostrado genuinamente emocionada toda la temporada de premios: es algo que realmente no esperaba. A su favor tienen también la escasez de buenos papeles para mujeres afroamericanas; que ambas estén tan cerca al Oscar es uno de los milagros de “The Help”, y algunos pueden pensar que si no se les premia ahora, no tendrán más oportunidades.

“The Artist”, por su parte, tiene el aliciente de ser francesa. Es la película francesa que conquistó Hollywood haciendo un homenaje a Hollywood, y no hay nada más encantador que ver a los franceses con un fuerte acento intentando terminar un discurso de agradecimiento por haber ganado, que fue lo que se vio en los Critics Choice Awards y en los Golden Globes.  Es una historia de éxito inesperado: hace un año nadie imaginaba que un grupo de franceses, ni tan famosos en su país de origen, pudiera estar pisando la alfombra roja hacia el Kodak Theatre, y menos que subieran al podio. Pero aquí estamos.

La crítica y la industria, historias cruzadas: Sucede cada año. Los primeros precursores de la temporada de premios no son de la industria, son de la crítica. La industria, quienes hacen películas, desde un publicista hasta un sonidista, son los que votan en los Oscars. Por eso es de esperarse que, aunque los premios de la crítica sean precursores importantes a los Oscars y le den el impulso mediático necesitado a ciertas películas, y aunque coincidan muchas veces en las películas que deciden premiar en distintas categorías, haya cada año unos cuantos ejemplos que demuestren que la historia de la crítica no es la misma historia de la industria.

Este año, las dos películas estadounidenses (¡ni hablar de las extranjeras!) que la industria ha pasado por alto vienen del Festival de Cannes, un escenario de cine internacional y de autor, por lo que es de esperarse que no hayan sido tan bien recibidas en Hollywood.

“The Tree of Life” ganó la Palma de Oro, el premio mayor del festival, y se convirtió para cinéfilos de todo el mundo en el evento del año, un inescapable relato grandioso sobre la vida y el universo. Con los premios de la crítica le fue bien. No solo fue la película con el mayor número de #1 en los tops 10 de fin de año de críticos internacionales sino que logró ganar premios a Mejor Película, Mejor Director (Terrence Malick) y Mejor Fotografía en distintos premios de la crítica, mientras que algunos optaron por premiar a sus actores (Brad Pitt y Jessica Chastain). Los seguidores de “The Tree of Life”, aunque sabían que no iba a ser la gran favorita en los Oscars, se dejaron ilusionar por nominaciones en las categorías principales. Los premios de la industria llegaron, sin embargo, y contaron su historia. “The Tree of Life” fue ignorada en un campo de diez nominadas a los premios del Sindicato de Productores (PGA) (vale recordar que el premio de Mejor Película en los Oscars es un premio a la producción), del Sindicato de Actores (SAG), del Sindicato de Directores (DGA), del Sindicato de Directores de Arte (ADG), de los editores (ACE) y de la Sociedad de Efectos Visuales (VES), logrando únicamente una mención en la Asociación de Directores de Fotografía (ASC), la cual era obvia, pues la fotografía del filme ha sido elogiada por partidarios y detractores. Como están las cosas, es probable que esa sea su única aparición en los Oscars.

El premio a Mejor Director en Cannes fue para Nicolas Winding Refn por “Drive”, la cual tuvo una buena presencia en los diferentes premios de grupos de críticos por todo Estados Unidos, pero que, al igual que “The Tree of Life”, no conquistó a ninguno de los cinco grandes: Nueva York (NYFCC, que se fue con “The Artist”), Los Ángeles (LAFCA, “The Descendants”), National Board of Review (NBR, “Hugo”), Broadcast Film Critics Association (BFCA, que le dio el Critics Choice Award a “The Artist”) y la National Society of Film Critics (NSFC, “Melancholia”). Así como “The Tree of Life” tiene asegurada su nominación a Mejor Fotografía, “Drive” es una muy buena apuesta en Mejor Actor de Reparto (Albert Brooks), pero es poco probable que logre alguna otra nominación.

Se busca un (placebo de) rival para The Artist: Es inevitable, “The Artist” va a ganar el Oscar a Mejor Película. Quien hable de “el gran rival” de “The Artist” (como, admitimos, lo hemos hecho unas dos veces) está buscando una carrera donde no la hay. Tras ganar el primer premio de la temporada (NYFCC), “The Artist” ha vencido en los Critics Choice y los Golden Globes, en donde lideró nominaciones tal como lo hizo en los BAFTA y los SAG, además de recibir nominaciones en las categorías principales de los DGA (directores), PGA (productores), ASC (fotografía), ADG (dirección de arte) y ACE (edición). Su única omisión fue en los WGA (escritores), donde no cumplía los requisitos para ser nominada. Con este precedente, es impensable que “The Artist” no lidere las nominaciones a los Oscars, y si algo ha enseñado la historia es que usualmente la película más nominada—sobre todo si tiene nominaciones de dirección, actorales, escritura y edición—gana.

“The Artist”, una comedia musical muda, además, es afín a los gustos de la Academia, así que las razones por las que la favorita “The Social Network” perdió ante “The King’s Speech” el año pasado no aplican aquí (“The King’s Speech” fue vista como la opción más tradicional que gustaría más a la Academia conservadora). “The Artist” es un homenaje al Hollywood del cine mudo, los viejos galanes y los bailarines de tap; es un homenaje al cine como una forma de entretenimiento y diversión sin perder la cabeza ni el corazón. Por eso “The Artist” es una película que se siente grande, que tiene temas que pueden tocar a los votantes. Quizás su rival más fuerte sea “Hugo”, una película fuerte en sus aspectos técnicos, pero su omisión en los BAFTA y no haber vencido en los Golden Globes la pone en mala posición. “The Descendants”, la ganadora del Golden Globe en la categoría de Película – Drama que cuenta la historia de un hombre divorciado lidiando con sus hijas, no es tan amada ni tiene la grandeza que emana de “The Artist”.

Una estrategia nueva y más o menos fallida: En “La Carrera: Todo cambia” hablábamos de la nueva estrategia del productor Scott Rudin, quien decidió dejar para último momento el lanzamiento de sus dos apuestas en los Oscars: “The Girl with the Dragon Tattoo” (David Fincher) y “Extremely Loud and Incredibly Close” (Stephen Daldry). Ambas empezaron a ser mostradas a la crítica y a audiencias ya entrado diciembre, y por eso los primeros grupos de críticos que empezaron a entregar premios a finales de noviembre y comienzos de diciembre no tuvieron oportunidad de verlos. La idea de Rudin, al parecer, era lanzar las películas en último momento para lograr el mayor impacto, el mayor buzz, la mayor recordación, justo cuando los votantes de los premios más mediáticos (los de los sindicatos de la industria, los Golden Globes, los Oscars) estaban llenando sus papeletas de votación.

El plan le funcionó hasta cierta medida con la película de Fincher pero fue un fracaso con la de Daldry. “Extremely Loud and Incredibly Close” terminó extremadamente muerta e increíblemente olvidada en la temporada de premios, cuando muchos habían pronosticado semanas antes que lograría nominaciones para su director—quien había recibido tres nominaciones con sus tres primeras películas—, su actriz de reparto (Sandra Bullock) y más. La película tuvo que ser terminada con urgencia, y algunas tomas fueron filmadas los primeros días de diciembre. El impacto fue casi nulo y la única organización que la reconoció fue la Broadcast Film Critics Association (BFCA), que le dio varias nominaciones a los Critics Choice Awards, de las cuales ganó (para sorpresa de todos) el premio a Mejor Actor Joven (Thomas Horn). Pero, de resto, el filme no tuvo trascendencia en la escena de los premios ni en la taquilla.

“Dragon Tattoo”, un thriller oscuro que muchos pensaban que no iba a gustar a la Academia por su protagonista poco empática y sus escenas de violencia brutal, tenía como apuesta para la temporada de premios, aparte de un par de categorías técnicas, a su actriz principal, Rooney Mara, quien había logrado uno de los roles más perseguidos en Hollywood y se había transformado físicamente por completo para su papel. La suerte no estuvo del lado de Mara, pero sí, inesperadamente para algunos de “Dragon Tattoo”. Mara no logró una nominación al SAG, en parte porque muchos miembros ni alcanzaron a ver el filme. Cuando la película se lanzó en los teatros el día de Navidad, empezó a aparecer en distintas listas de premios de la crítica, de las que había estado ausente hasta entonces. Por eso, tiene sentido afirmar que, si “Dragon Tattoo” fue ignorada en la primera parte de la temporada de premios, una de las causas haya sido la poca difusión del filme. Cuando pocos daban un peso por “Dragon Tattoo” tras su pobre performance en los premios decembrinos, el filme apareció nominado en varios premios de los sindicatos de la industria—los mejores indicadores para los Oscars. Obtuvo una nominación en PGA, DGA, ADG, ACE y ASC, y se perfiló como una de las firmes candidatas para ser nominadas a múltiples Oscars. ¿Y Mara? Sólo logró una nominación al Golden Globe, y las cinco actrices que más probabilidades tienen al Oscar parecen inamovibles en sus posiciones. Falta ver si en la mañana del martes, Mara puede lograr lo que hizo su película y sorprender de nuevo en esta impredecible temporada.

Vea después: La Carrera: Última Parada (Parte 2)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s