Las mil y una caras de Blanca Nieves

Kristen Stewart en Snow White and the Huntsman

La historia de la princesa con la piel tan blanca como la nieve, los labios tan rojos como la sangre y el cabello tan negro como el ébano es uno de los cuentos de hadas más famosos del mundo, al punto de haber sido adaptada a la pantalla grande un sinnúmero de ocasiones, con cada versión impregnada del espíritu de sus tiempos. Este año, dos nuevas películas tienen como protagonista a Blanca Nieves. “Mirror, Mirror” y la recientemente estrenada “Snow White and The Huntsman” le dan un giro a la tradicional leyenda y mantienen vigente el interés por la más bella del Reino.

La historia de Blanca Nieves proviene del folclor alemán y fue hecha famosa por los hermanos Grimm a principios del siglo XIX a tal punto de convertirse en uno de los primeros cuentos de hadas en ser llevados al cine. En 1916, “Snow White”, dirigida por J. Searle Dawley, fue la primera producción basada en la historia de este personaje. La película no fue, sin embargo, nada más que la grabación de la obra de teatro del mismo nombre que por aquella época se presentaba en Nueva York. El filme de Dawley fue la inspiración para que más tarde Walt Disney creara su famosa versión.

Las siguientes tres adaptaciones de la historia de la princesa más bella de todas—dos cortometrajes y un largometraje—llegaron de la mano del cine animado. El primer corto, “Snow White”, fue producido en 1933 por los estudios Fleischer y tuvo como protagonista al personaje más famoso de dicha compañía, Betty Boop, en una adaptación libre del cuento de hadas en el que el jazz y el sentido del humor Boop son los principales protagonistas. “Snow White” está considerado dentro de los mejores cortos producidos en los años 30s.

Snow White and the Seven Dwarfs de Disney

Después de varios años de trabajo en 1937, Walt Disney completó “Snow White and the Seven Dwarfs” el primer largometraje animado producido en Estados Unidos, el cual crearía un vinculo entre los cuentos de hadas y el cine animado que se mantiene hasta hoy. Para hacer esta historia más accesible al público infantil, Disney decidió cambiar algunos de los aspectos del cuento original: los siete enanos, anónimos en la historia original, ahora contaban cada uno con un nombre y una personalidad diferente; la malvada madrastra, antes obligada a bailar hasta su muerte usando unos zapatos pesados de hierro, moría ahora al caer de un precipicio, sentando el principio de Disney según el cual los villanos siempre morirán víctimas de sus propias maldades y no en las manos de los héroes.

“Snow White and the Seven Dwarfs” se convirtió en un éxito de taquilla y crítico, siendo nombrada años después por el American Film Institute la mejor película animada de la historia del cine estadounidense. El éxito de la inocente versión de Disney abriría paso a la más controversial de todas las adaptaciones, el cortometraje animado “Coal Black and de Sebben Dwarfs”. Este cortometraje dirigido por Robert Clampett estaba pensado como una parodia a la película de Disney utilizando personajes negros. Al igual que muchos cortos y películas de la época, Coal Black está cargado de estereotipos raciales que en su momento fueron pasados por alto pero que con el paso del tiempo han sido considerados extremadamente ofensivos. Este cortometraje hace parte de un grupo conocido como los Once Censurados, cortos que por su contenido racial no se les ha permitido ser expuestos en la televisión o el cine desde los años 40s.

Las siguientes adaptaciones del cuento de Blanca Nieves han sido menos exitosas o controversiales. En 1961 se estrenó “Snow White and the Three Stooges”, una versión cómica de la historia en la que los siete enanos fueron reemplazados por los tres chiflados.  A ambos lados del Muro de Berlín, se produjeron también adaptaciones de la historia. “Schneewittchen” de Alemania Occidental en 1955 y “Schneewittchen und die sieben Zwerge” de Alemania Oriental en 1961 mantuvieron ambas intacto el relato de los hermanos Grimm.

Más recientemente, la comedia alemana “7 Dwarves – Men Alone in the Wood” (2004) que tiene como protagonistas a los siete enanos viviendo en una zona sin mujeres del bosque y encantados por la presencia de Blanca Nieves, se convirtió en una de las películas más exitosas del cine de esa país. La comedia juvenil “Sydney White and the Seven Dorks” (2007), por su parte, intentó modernizar el cuento Amanda Bynes como una princesa en la era digital, pero fue un fracaso en todos los sentidos.

Lily Collins en Mirror Mirror

El 2012 ha visto un resurgimiento en el interés por Blanca Nieves con dos películas que han tomado un camino diferente al del cuento de hadas. Tanto “Mirror Mirror” como “Snow White and the Huntsman” han dejado a un lado la imagen de la princesa indefensa que espera al príncipe para que solucione sus problemas y ambas se encargan de darle a la protagonista un lado guerrero, mostrando que pueden valerse de sus propios medios para enfrentar a la madrastra malvada, un cambio muy acorde con los cambios sociales de las últimas décadas. Aunque ambas fueron recibidas con poco entusiasmo por la crítica, en taquilla les ha ido bien y sólo en unos años podremos mirar hacia atrás y ver si estos nuevos relatos pueden cambiar la imagen que todos tenemos de la princesa más bella de todas.

Anuncios

Una respuesta a “Las mil y una caras de Blanca Nieves

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s