Asghar Farhadi y lo incógnito en lo cotidiano

Hace unos meses, un hombre iraní subió al podio del Hollywood & Highland Center, recibió una estatuilla dorada de las manos de una actriz estadounidense y procedió a dar un discurso en el que llamaba a descubrir la rica cultura de su país que se escondía muchas veces bajo el polvo de la política. Asghar Farhadi se convirtió en el primer iraní en la historia en recibir un Oscar, y pocos se oponen a la idea de que fue el premio más merecido de aquella noche. Farhadi había conquistado al mundo con “A Separation”, su quinto filme, pero éste era sólo el culmen lógico de una corta pero rica filmografía, con un evidente crecimiento intelectual y artístico en cada una de las obras.

“Dancing in the Dust” y “Beautiful City” fueron los dos primeros largometrajes de Farhadi; en ellos empezó a explorar temas como la prostitución y el crimen en la sociedad iraní. Sus siguientes tres películas, que empezaron a hacer resonar su nombre en el panorama del cine internacional (¡y que sí pudimos conseguir online!), decidieron explorar situaciones más cotidianas, y lo incógnito que hay en ellas.

“Fireworks Wednesday” (2006, Mejor Película en el Festival de Chicago) sigue a una empleada de servicio que se ve envuelta en la mitad de un lío de pareja: una mujer está convencida de que su esposo la engaña con la vecina, y hará lo que sea necesario para probarlo. “About Elly” (2009, Mejor Director en el Festival de Berlín) es el viaje de un grupo de amigos a la costa que termina en desgracia cuando una de las mujeres desaparece, aunque no se sabe con certeza si escapó o si las olas se la llevaron. “A Separation” (2011, Mejor Película en el Festival de Berlín) es la historia de una pareja en proceso de separación que se ve envuelta en un drama con una mujer que cuida al padre del esposo.

Un vistazo en orden a estas tres obras pone en evidencia el camino en el que anda Farhadi. Cada una de las películas es más sugestiva y menos explícita que la anterior, y por la misma razón más estimulante para el espectador. Mientras en “Fireworks Wednesday” y en “About Elly” los misterios tienen un desenlace evidente, en “A Separation” muchas cuestiones quedan abiertas y otras apenas son sugeridas por lo que se ve en pantalla. Para Farhadi, el objetivo del cine no es dar una visión del mundo a la audiencia sino lograr que ésta pueda dar múltiples opiniones e interpretaciones. “Me gusta la idea de que una película parezca un crucigrama y que el público rellene las casillas”, dice el iraní, quien parecería estar de acuerdo con la idea de que el arte es un evento que ocurre en el cruce de caminos de audiencia, contexto cultural y objeto (en este caso, el filme).

“Fireworks Wednesday”, la duda invade la relación de una pareja

Por esa misma razón, Farhadi se abstiene de juzgar a sus personajes y deja que el público haga allí su parte. Para esto, además de usar recursos técnicos como evitar enfocarse por mucho tiempo en alguien y darle visibilidad a todos, el director y escritor ha sido capaz de hacer algo envidiable: construir personas. Los personajes de Farhadi se sienten completamente reales, y quizás es por eso que ha sido elogiado en todo el mundo por la universalidad de sus historias a pesar de estar ancladas en el contexto de su país.

En ningún momento se siente que los personajes del iraní tienen un destino o una misión específica que cumplir en sus vidas: sí son, en cambio, personajes que toman decisiones que afectan el curso de sus historias y que en ojos de algunos pueden resultar entendibles pero bajo la mirada de otros pueden ser moralmente reprochables. La esposa de “Fireworks Wednesday”, por ejemplo, decide perseguir encubierta a su marido mientras su empleada revela detalles y encubre secretos; la hija de la pareja de “A Separation” también guarda silencio en puntos clave y cambia por completo lo que está sucediendo en la pantalla.

La complejidad y la dedicación con la que el iraní construye sus personajes no serían posibles sin los actores. Farhadi empezó su carrera como director teatral y está acostumbrado a hacer muchos ensayos con antelación. Esto lo aplica en sus películas. Para “About Elly” entrenó a sus actores con dos meses de anticipación al rodaje, le creó una historia pre- y post- guión a cada uno e hizo que los actores la interpretaran también. Para “A Separation” el proceso fue similar: Sareh Bayat (la mejor actuación de 2011 para nosotros), por ejemplo, fue obligada a tomar un bus que va de un pueblo a otro todos los días durante semanas como un ejercicio para adentrarse en la piel de su personaje.

Taraneh Alidoosti en “About Elly”, su tercera colaboración con Farhadi

Todo esto hace que el espectador sienta que Farhadi entiende profundamente a los personajes, y es aún más notorio con las relaciones de pareja (quizás su tema más recurrente) y con las mujeres. Para el director, el cine iraní ha estereotipado las parejas y la mujer se ha visto siempre como la persona relegada y sumisa, oculta tras el chador. La realidad, la cotidianidad en Irán, no es tan sencilla. Las mujeres tienen una voz y una influencia más amplia de la que se les da crédito, y funcionan como pivote de las relaciones sociales a su alrededor. En Farhadi, este rol es pronunciado pues son ellas las que son el centro de atención y las que funcionan como catalizadores de las historias.

Las mujeres en Farhadi son, además, subversivas desde su día a día. Acciones tan sencillas como decirle a otra mujer que no debe pedirle permiso a su marido para ir a un salón de belleza, en “Fireworks Wednesday”, o el hecho de que una mujer decida irse completamente sola del país, como en “A Separation”, son muestra de ello.

En todas sus historias, el director crea también una atmósfera de intriga y duda propia de los mejores thrillers pero aplicadas en el contexto de dramas familiares. Lo cotidiano se vuelve incógnito y a medida que se van revelando, con cautela y precisión, los entramados de la historia, el espectador va entendiendo lo que ha llevado a los personajes a actuar como lo han hecho.

“A Separation” se convirtió en la primera película iraní en llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera

El persa ha logrado hacer un cine engañosamente simple: lo que parece ser un sencillo conflicto marital en “Fireworks Wednesday” habla en un alto volumen sobre las relaciones de género y la tradición patriarcal iraní que tanto pesa todavía en una sociedad que se dice moderna. Una búsqueda de una mujer perdida en “About Elly” se convierte en una excusa para mostrar la fuerza de los prejuicios al tratar con otros, y una aireada discusión entre una mujer y su jefe en “A Separation” es en realidad la forma de Farhadi de decir que la moral es relativa.

En su próximo filme, el director saldrá de Irán y contará desde París una historia protagonizada por dos pesos pesados del cine internacional: Marion Cotillard (La Vie en Rose) y Tahar Rahim (A Prophet). Aunque su futuro es muy prometedor, Asghar Farhadi puede estar orgulloso, pues ha conseguido lo que se ha propuesto: mostrar al mundo la compleja sociedad de su país sin cubrirla del polvo de la política, pero sin esconderlo tampoco todo debajo de la alfombra.

Anuncios

2 Respuestas a “Asghar Farhadi y lo incógnito en lo cotidiano

  1. Enhorabuena por el post. Me gustaría ver la filmografía completa de Farhadi, pero sólo encuentro las tres últimas películas. Dónde podría acceder a las tres primeras?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s