Brave (2012): Reseña

La hija de un rey tiene deberes como parte de la realeza, es lo que nos han enseñado. Debe lucir bella, atraer las miradas, ser refinada y comportarse con sofisticación. Pero Merida, una princesa escocesa, decide que su vida debe ser más que eso, y trata de dejar su título real atrás para convertirse en un espíritu libre, incluso si eso la lleva a enfrentarse con su familia y poner en riesgo la estabilidad del reino. La primera película de los estudios Pixar protagonizada por un personaje femenino, “Brave” es, a la vez, su primera incursión en el mundo de los cuentos de hadas. En pocas palabras, su primera película de princesas.

Ver también: La Luna (2011): Reseña, el cortometraje que acompaña a “Brave” en cines

Tratando de mantenerse fiel al espíritu de Pixar, que se ha caracterizado por intentar salirse de la convencionalidad del cine animado, el director Mark Andrews intenta alejarse de la mayoría de los estereotipos de las películas de princesas para mostrar un cuento más maduro y oscuro de lo que estamos acostumbrados, aunque su esfuerzo es errático en sus resultados: mientras la esencia de su historia se siente original y los protagonistas son personajes memorables, varios elementos en el desarrollo del relato caen en la repetitividad y los personajes secundarios terminan siendo obstáculos para el fluir del filme.

Por la esencia de la historia nos referimos a la relación entre Merida y su madre. En las películas de princesas, se espera que éstas tengan un enemigo—generalmente una bruja malvada—y un salvador—el príncipe azul—. El formato tradicional es que el príncipe salve a la protagonista mediante la derrota de la bruja. En “Brave”, este formato no tiene cabida, empezando por que faltan dos de sus elementos fundamentales: no hay príncipe y no hay bruja (en realidad sí la hay, pero no es su derrota el objetivo de nadie en ningún momento, y parece más un personaje secundario algo torpe como los que describiremos más adelante).

Eso diferencia a “Brave” del resto de películas de princesas, su historia no es de villanos que buscan conquistar reinos, o de maldiciones milenarias, y la magia presente está en servicio de contar algo mucho más sencillo: la lucha de una hija por lidiar con las consecuencias de sus propias acciones (en vez de ser víctima de sus circunstancias) y restaurar la relación con su madre. Y es por eso mismo que Merida y su madre, la reina, son los puntos más fuertes de “Brave”. Sus personalidades y sus viajes hacia el entendimiento mutuo están muy bien construidos.

Pero el peso de una historia no descansa únicamente sobre sus protagonistas: todo lo que les rodea es igual de importante, y es ahí donde “Brave” muestra grietas. Sus personajes secundarios están desdibujados, parecen carecer de personalidad propia y son solo usados para diálogos y situaciones graciosas que resultan, en muchas ocasiones, poco efectivas. Basta ver a la horda de personajes masculinos en el relato, todos con la misma actitud descerebrada, o la ya mencionada bruja que aparece y desaparece para alterar el curso de la historia y de la cual nada se vuelve a saber.

Disney adquirió a los estudios independientes Pixar en 2006, después de años de estar distribuyendo sus películas, había un temor presente a que Pixar perdiera su “chispa”, lo que lo hacía diferente, por la influencia de los nuevos jefes; en el último par de años, esta empezó a hacerse más evidente. En “Brave”, aspectos como los comportamientos humanizados de los animales en un mundo humano, o la integración de canciones originales durante la historia (algo que Disney hizo de manera perfecta), se ven forzados y fuera de tono con la pretendida originalidad de la historia.

Ver también: El auge y la caída del Imperio Pixar

Al final, “Brave”, aunque es una película sólida y entretenida, y con unos aspectos técnicos muy bien logrados (basta ver la neblina y la belleza de los bosques escoceses o prestar atención a la música que acompaña con precisión cada momento de la historia), termina estando separada de las mejores películas de Pixar, aunque juzgada por sí misma es un esfuerzo digno de ser visto y disfrutado.

Calificación: 7.5/10

Anuncios

Una respuesta a “Brave (2012): Reseña

  1. Creo que la cinta es muy atractiva, me parece una película con personajes muy atractivos y carismáticos. No tuve la oportunidad de verla en el cine, hace poco la vi a través de HBO Go y me pareció un excelente opción sobre todo para los pequeños. Se las recomiendo muchísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s