Les Misérables: El libro, el musical y ¿qué esperar de la película?

ALERTA: Este post contiene algunos spoilers de la novela “Los Miserables”

“La Libertad Guiando al Pueblo” (Eugène Delacroix), una de las inspiraciones de Victor Hugo para escribir “Les Misérables”

Este año, una de las apuestas más arriesgadas de los últimos años llega al cine. “Les Misérables”, el exitoso musical que desde 1980 conquista a las audiencias de todo el mundo, y basado en la clásica novela de 1862 de Victor Hugo, llega por primera vez a la pantalla grande. Un proyecto que se empezó a gestar antes de los 90s y que volvió a ponerse en marcha a mediados de la década pasada, verá por fin su culminación en diciembre de este año, y todos los ojos estarán puestos sobre su equipo y su reparto. Dadas las expectativas y la naturaleza del proyecto, sin embargo, el proyecto podría estar llamado al fracaso. Sin embargo, hay indicaciones de que su director no se estaría basando estrictamente en el musical sino que tomaría también elementos de la novela y haría algunos cambios. ¿Cuál será el resultado de esta aventura cinematográfica? fílmicas analiza las diferencias entre la novela y el musical adaptado para el teatro, y da unos vistazos hacia lo que se puede esperar de uno de los filmes más esperados del año (ver trailer).

A grandes rasgos, “Les Misérables” es la historia de Jean Valjean, un ex-convicto francés que, lleno de odio contra el mundo tras sufrir una injusta condena de 19 años, encuentra la redención y se convierte en un hombre reformado que, no obstante, sigue atormentado por su pasado. Y ese tormento lo personifica Javert, un hombre de ley con quien Valjean se encontrará en lugares y tiempos distintos durante toda su vida, y que intentará atraparlo. Pero “Les Misérables” es también la historia de la rebelión de junio de 1832 en París, un movimiento contra la monarquía del rey Luis Felipe. Y aquí la novela se enfoca en la historia de un grupo de jóvenes revolucionarios, entre los cuales se destaca Marius, cuya vida se enreda con la de Valjean y su hija adoptiva Cosette.

Lo que cambia fundamentalmente entre la novela y el musical teatral es el enfoque que se le da a la historia. Mientras la novela, dada la misma naturaleza del medio escrito, se permite explorar al personaje de Jean Valjean, su viaje personal y cómo lo que sucede alrededor lo afecta y se ve afectado por él, el musical escoge resaltar más la parte revolucionaria, ejemplificada por canciones como “Do You Hear the People Sing?”, en la que los personajes invitan a liberarse de la esclavitud y a armarse tras las barricadas.

“Les Misérables” fue adaptada para el teatro por Claude-Michel Schönberg, quien también compuso la música.

El libro está dividido en cinco partes: en las tres primeras (tituladas Fantine, Cosette y Marius), se explora el cambio interno que se da en Jean Valjean y la forma como su bondad salva de la miseria a Fantine—una mujer abandonada por el hombre que la deja embarazada—y a su hija Cosette, a quien Fantine se ha visto obligada a dejar bajo el cuidado de un par de hosteleros malandros llamados los Thénardiers. Valjean adopta a la niña, y ambos crecen en un convento bajo otras identidades antes de que Cosette se enamore perdidamente de Marius, un joven en quien la semilla revolucionaria empieza a germinar bajo el recuerdo de su padre, quien combatió en la batalla de Waterloo.

Aunque en la tercera parte la situación política de París en el momento empieza a vislumbrarse y los personajes que serán protagonistas en las barricadas empiezan a mencionarse, aún el enfoque sigue en los dilemas internos de Jean Valjean. En la cuarta parte (Idilio en Calle Plumet y Epopeya en Calle Saint-Denis) y las primeras páginas de la quinta (Jean Valjean), Victor Hugo se encarga de explicar la situación en París, hasta ese momento poco clara, y de poner en primer plano la rebelión de junio de 1832. Pero después de que acaba todo y el polvo vuelve a asentarse en las calles de París, el autor regresa a relatar el final de la historia de Valjean.

En el musical teatral, en el cual estará basada la película dirigida por Tom Hooper, todo sucede, al menos hasta que llega la rebelión, mucho más rápido (cabe aclarar que la versión del musical a la que tuvimos acceso fue el concierto del aniversario #25 realizado en Londres en 2012). Las historias pasadas de los personajes que aparecen en el relato, tan importantes para entender sus modos de actuar en la novela, desaparecen o son apenas referidos, como sucede con Fantine y Marius.

Anne Hathaway interpreta a Fantine, en un papel para el que audicionaron Kate Winslet, Marion Cotillard y Amy Adams, entre otras.

Fantine, uno de los personajes más importantes en la primera parte, cuenta en un par de versos que ha dejado a su hija con un par de hosteleros debido a su pobreza, y se omite su pasado de decepción amorosa y la situación de extrema desesperanza que la obliga a abandonar a su hija. Sin embargo, tiene uno de los momentos más conmovedores del “Les Mis” cuando canta “I Dreamed a Dream”, quizás la canción más conocida de todas. En la película, al menos un pequeño cambio se dará en la historia de Fantine. Mientras en el musical Fantine canta la canción (en la que se decepciona porque sus sueños de un mundo justo no se cumplieron) después de ser despedida de una fábrica y antes de tener que vender hasta, literalmente, su cabello para no dejar a su hija en la miseria, en la película la canción está ubicada de una manera más adecuada: después de que Fantine vende todo y cuando está en el punto culmen de su miseria (esto se hace evidente porque en el primer trailer Anne Hathaway tiene el cabello corto cuando canta el tema).

Marius, el interés romántico de Cosette, por su parte, aparece en el musical cuando empieza a discutirse la rebelión que está por venir un poco después de la mitad del primer acto (son dos actos), y sin hacer referencia a su historia familiar, que en el libro consume una buena porción: Marius se ha alejado de su abuelo el señor Gillenormand debido a sus visiones políticas chocantes y a que el anciano nunca estuvo de acuerdo con que su hija estuviera con el coronel Georges Pontmercy, el padre de Marius fallecido en la guerra. El coronel pensaba, en una confusión, que Thenárdier (el hostelero que adoptó a Cosette en sus primeros años) lo había intentando salvar (en realidad lo había intentado robar) y por eso Marius buscaba a Thenárdier para demostrarle su agradecimiento. Esto desembocaría en la novela en un emocionante final en el que Marius descubre la verdad sobre el malvado Thenárdier, que en el musical es omitido por completo.

Igualmente, el amorío entre Marius y Cosette que en la novela se cocina lentamente y empieza con inocentes miradas en un parque, en el musical se asume con la mayor brevedad, con el amor brotando de un momento al siguiente. Y otras cosas varían sustancialmente de un medio a otro: Valjean y Cosette encuentran refugio en un convento cuando llegan a París, tras ser perseguidos por Javert y una guardia de oficiales por callejones de la ciudad, en el musical esta parte es omitida (en el trailer hay un vistazo de Javert y varios oficiales que parecería corresponder a esta parte, lo que indicaría que sería una escena rescatada de la novela para el filme, pero no estamos seguros); en la novela Éponine, una hija de los Thénardier, aparece en pocos momentos y sólo toma importancia durante las barricadas, mientras que en el musical es uno de los personajes principales y canta uno de los temas más reconocidos (On My Own). Los Thenárdier, que en la novela son casi omnipresentes y son de los personajes más interesantes, en el musical se roban también el show (“Master of the House” es una de las canciones más divertidas y refrescantes), pero con papeles mucho más limitados.

Amanda Seyfried y Eddie Redmayne son Cosette y Marius.

Sin duda alguna, los realizadores del musical decidieron darle más importancia al tema revolucionario en un esfuerzo por comprimir el material de 2000 páginas en casi tres horas, y quizás porque es la parte que se presta más para representaciones teatrales, en vez de tener a Valjean cantando sus disertaciones personales durante una hora (con “Who Am I?” tal vez es suficiente).

No obstante, el enfoque en el aspecto revolucionario que hace el musical no representaría problema alguno si la primera parte estuviera bien explicada. Como está constituido, es difícil comprender todos los eventos relacionados con Fantine, Cosette y Valjean antes de que la historia pase del norte de Francia a París. Quizás quienes vayan a Broadway o a West End a ver el musical necesiten revisar primero el programa que explica la historia para poder comprenderlo, pero alguien que no conozca algo del relato puede verse fácilmente confundido. Y ese es el mayor reto que tiene Tom Hooper—ganador del Oscar por dirigir “The King’s Speech”—al hacer “Les Misérables” para la gran pantalla: salvar los errores y vacíos del musical y hacer la historia entendible al inmenso público cinematográfico en todo el mundo.

Pero hay un problema: Hooper ha decidido que los diálogos en la película, como en el musical, van a ser todos cantados. En primera instancia, por lo tanto, parecería que no sólo la estructura sino también todos los diálogos del musical se mantendrían y, según la misma lógica, las fallas del musical pasarían directo a la gran pantalla. Pero hay esperanza de que esto no sea así: el trailer de la película da algunas indicaciones de que el material ha sido cambiado. En una parte del trailer, por ejemplo, Valjean y la pequeña Cosette están bajo la nieve en un pequeño bosque. Es cuando Valjean la ve por primera vez, y la acompaña de regreso al hostal de los Thénardier. La clave es que es una escena que es omitida en el musical y que bien le hace falta.

Russell Crowe y Hugh Jackman interpretan a Javert y Jean Valjean.

Por eso, cabe esperar que Hooper cambie y añada ciertas partes de la novela en su filme para hacer más entendibles no sólo la historia sino las motivaciones de los personajes; pero si va a añadir diálogos, tendrían que ser cantados también (para mantener el estilo) y sería un problema agregar muchas escenas pues el tiempo de duración se extendería (ya sabemos que una nueva canción será creada, sin duda con miras al Oscar a Mejor Canción Original, pero consumirá al menos tres minutos más de tiempo). Es una tarea complicada y espinosa, y no sabemos si confiamos en Hooper para llevarla a cabo, ya que su hoja de vida previo a “The King’s Speech” no era nada envidiable, pero no podemos hacer más que esperar que todo salga bien.

A fin de cuentas, la película lleva décadas siendo una idea en gestación, y unos cuantos años en proceso de realización, con largas y extenuantes audiciones para elegir a los actores apropiados para cada papel (Hugh Jackman será Jean Valjean, Anne Hathaway será Fantine, Russell Crowe será Javert, Amanda Seyfried será Cosette, Eddie Redmayne será Marius, Sacha Baron Cohen y Helena Bonham-Carter serán los Thenárdier) que además cantaron en vivo en cada una de las tomas en vez de usar voces pre-grabadas, así que parece que está siendo tratada meticulosamente por los estudios responsables. Sin embargo, hay ejemplos en el pasado de proyectos que se veían destinados a la gloria y que resultando siendo decepciones. No hay que regresar más que tres años para encontrar a “Nine”, el musical más esperado de 2009 que tenía todo para ganar, y que resultó siendo un fracaso en crítica y taquilla, y con un estante de premios más vacío de lo que se pensaba.

En algunos aspectos, el filme tiene todas las de ganar. La recreación de la Francia de la primera mitad del siglo XIX, con sus edificaciones, puentes, túneles subterráneos y vestuarios se prestan muy bien para ser representados en la gran pantalla, sobre todo en una historia que se mueve entre distintos pueblos y entre varios lugares en cada uno de ellos. Igualmente, escenas como las muertes de personajes importantes que en el musical son representados únicamente con la luz que está sobre ellos apagándose, en cine puede dar pie a momentos más dramáticos. Canciones como “One Day More”, que en el musical representa un punto culminante donde un ejército de actores canta al unísono, en la película seguramente puede alentar un montaje con personajes en lugares diferentes cantando al tiempo el mismo tema.

En este momento, “Les Misérables”, por lo tanto, se encuentra en una paradoja. El estatus monumental del material en el que está basado (el musical y sobre todo la novela de Victor Hugo) puede ser su punto más fuerte y su verdugo. La solidez de una historia que ha soportado el paso del tiempo y se ha constituido como uno de los clásicos indiscutibles de la literatura mundial constituye unos cimientos fuertes para su adaptación al cine, pero es la causa, a su vez, de que las expectativas estén por los cielos, y de que cualquier error cometido en el filme se vaya a ver agrandado. Sólo el tiempo nos dirá el resultado de este inquietante episodio fílmico. Agradezcamos que sea poco tiempo el que falta, y esperemos que Hooper y su equipo nos entreguen una excelente película.

Jean Valjean y la pequeña Cosette.

Epílogo:

En cuanto a los Oscars (ver Predicciones Oscars 2013), “Les Misérables” parece tener algunas nominaciones casi aseguradas. Después de todo, cuando tantas expectativas se tienen para un filme, generalmente no decepciona del todo en cuanto a premios (“Nine”, a pesar de ser destrozada por la crítica, obtuvo 4 nominaciones en los premios de la Academia). Muy probables son las nominaciones para la Dirección de Arte (la acción sucede en varios lugares y en el trailer parecen estar muy bien construidos), Mezcla de Sonido (la categoría que generalmente alberga a los musicales, pues deben modularse la música y las voces de los actores), Vestuario (aunque debido a que la mayoría de los personajes son miserables, estarán vestidos con harapos, y la Academia suele preferir trajes más lujosos), Actriz de Reparto (Anne Hathaway es la niña dorada de Hollywood, este año ya fue un éxito en “The Dark Knight Rises”, tiene una nominación previa a los Oscars, canta “I Dreamed a Dream” en un dramático papel, es el pivote del marketing de la película hasta el momento y Hollywood ama cuando sus actores deciden cantar y lo hacen bien) y Actor Principal (Hugh Jackman aún no tiene una nominación a los Oscars, en parte porque no ha hecho proyectos afines a la Academia; es querido por la industria, es ganador de un Tony).

También probables pero no tan aseguradas son nominaciones en las categorías de Actor de Reparto (Russell Crowe tiene un Oscar pero desde hace 10 años es ignorado por la Academia y no tiene una buena imagen en parte por sus problemas personales, pero este podría ser el papel de su comeback a Hollywood; Sacha Baron Cohen podría robarse sus escenas y brillar), Actriz de Reparto (Samantha Barks es la única actriz de la producción teatral que estará en la película, en su debut cinematográfico, en un papel que le permitirá mostrar su talento como Éponine; Helena Bonham-Carter, querida por la Academia, podría sorprender), Canción Original (las reglas cambiantes de esta categoría hacen que sea difícil predecir; hace una década hubiera estado asegurada la nominación de la nueva canción que va a ser introducida, hoy no tanto), Fotografía y Maquillaje (si la película es bien recibida) y Edición, Película y Director (si se convierte en una fuerza en la temporada de premios).

Anuncios

10 Respuestas a “Les Misérables: El libro, el musical y ¿qué esperar de la película?

  1. Me gustaría que Anne Hathaway consiga la nominación , de algún modo ella esta Madurando, Ojo el premio para ella lo veo muy rápido, pero seria muy agradable que la reconocieran

  2. Muy buen artículo sobre ésta pelicula y seguramente para mí es de las que mas ansiedad quiero ver, pues el trailer es un manojo de expectativas. Me parece acertada la decisión de poner a la Hataway en actriz secundaria teniendo en cuenta que en la novela fantine a pesar de ser un importante personaje aparece solo en un volumen no se en el musical como haya sido su trascendencia, pero si la postulan como secundaria tendrá mucho chance, sin embargo la academia es impredecible y a veces esos personajes secundarios trascienden tanto ejemplo Meryl en el Diablo viste de Prada o la misma Kate Winslet en The Reader.

    • No creo que la nominen a protagonico ya que su personaje muere casi que al principio, de hecho el personaje de Amanda aparece luego de la muerte de fantine (Anne Hathaway) … y hablando de Meryl en el Diablo viste de Prada ella era considerada como Co-protagonista, como también lo fueron Jodie Foster en El silencio de los corderos o Reese Witherspoon en Walk the Line, entre otras.

      • Como dice Robert, es difícil que Fantine sea vista como un personaje protagónico, aparece en el musical al principio nada más, los primeros 20-30 minutos y al final tiene otra escena pero eso es todo.

  3. Lo que si esta claro es que aunque acabe siendo un fracaso, a la pelicula le esperan algunas nominaciones como ya lo comentan, pero no espero mucho de ella, los actores ya me decepcionaron en el pasado , con proyectos de igual perfil y muchos de ellos fracasaron.

  4. esta ya tiene asegurado el globo de oro “al menos que aparezca otra que no lo creo” y bueno de todo el elenco a la que veo mas segura es a hathaway (que el globo de oro ya lo tiene asegurado también)….. solo hay que ver si jackman o crowe pueden meterse…

  5. No olvidemos que la academia ama cuando los actores y actrices pierden belleza para sus papeles, como Theron en “Monster” o Kidman en “The hours”, así que creo que solo el hecho de que Hathaway se haya cortado el cabello es un indicio de que tiene una nominación casi asegurada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s