Argo (2012): Reseña

Después de “Gone Baby Gone” y “The Town”, ambos thrillers sobre crímenes en Boston, el director Ben Affleck salta al terreno internacional y cuenta en su tercer filme la historia real de una misión secreta de la CIA para rescatar a seis norteamericanos atrapados en Irán durante la revolución a finales de los 70s y principios de los 80s en la que cayó el shah. Pero por muy interesante que pueda sonar, “Argo” no hace más que solidificar a Affleck como un director promedio, alguien que puede lograr una película decente pero a quien le hace falta creatividad, visión y tacto.

La historia de “Argo” comienza con la toma de la Embajada Americana en Teherán a finales de 1979, cuando un grupo de estudiantes y militantes que exigían el retorno del shah para su judicialización en Irán (EEUU le había dado asilo) tomaron como rehenes a 52 estadounidenses, una situación que se extendería por más de un año. Ese día, seis trabajadores de la Embajada lograron escapar y encontraron asilo en la casa del embajador canadiense. La CIA, con la colaboración del gobierno canadiense, se puso en la tarea de idear una misión para extraer a los seis norteamericanos sin que fueran detenidos y ejecutados, y la idea que prevaleció es una muestra de que la realidad supera muchas veces a la ficción: con la colaboración de dos pesos pesados de Hollywood, los diplomáticos se harían pasar por el equipo de una película que buscaba locaciones para filmar en Irán, una copia barata de “Star Wars” que llevaría por título “Argo”.

Aunque Affleck no es el mejor director, tiene más talento detrás de cámara que delante de ella.

Sin duda, la premisa de “Argo” es sumamente intrigante. En los primeros minutos Affleck logra generar una tensión creciente mientras los iraníes empiezan a atacar la Embajada, y captura a la perfección la desesperación de los diplomáticos mientras ven su futuro cada vez más incierto. Es una prueba de que Affleck tiene talento, así el resto del filme atestigüe lo contrario y haga parecer esa primera secuencia como un golpe de suerte.

Una historia que se supone llena de suspenso y tensión, con varias escenas de “alivio cómico”, se siente insípida y plana, en parte debido a un guión que, aunque abundante en situaciones, se queda corto en diálogos y encuentra salidas fáciles a los problemas que plantea. En un momento, por ejemplo, el personaje de Affleck intenta convencer a un diplomático de aceptar su misión, y lo logra revelándole su nombre verdadero y el hecho de que tiene un hijo en casa que lo espera. Se supone que el diplomático entiende que el personaje de Affleck también está poniendo en riesgo su vida en la misión, pero es una salida fácil a las objeciones que habían sido planteadas.

Es cierto que el cine, y el arte en general, funciona como una “ficcionalización” de la realidad, pero Affleck se esmera tanto en hacer una película realista—los lugares, los vestuarios, los peinados, todos están cuidadosa y magistralmente reconstruidos para corresponder con la época y el lugar en el que es contada la historia—que desconcierta cuando bota ese realismo al traste y recurre a recursos hollywoodenses pero poco creíbles en el contexto para aumentar el suspenso, como una persecución final fuera de lugar.

John Goodman y Alan Arkin dan las actuaciones más memorables en “Argo”.

También peca “Argo” en la simplificación del conflicto en el que está inmersa. Aunque su atmósfera le da una sensación de ser políticamente importante, sobre todo después de una pequeña lección de historia al comienzo, “Argo” no logra expresar las complejidades de la situación política en Irán y cae en la dicotomía héroe-villano con la cual los iraníes terminan siendo una masa de hombres barbados iracundos que no saben hablar sin gritar y a los cuales no les son ni siquiera concedidos subtítulos, no vaya a ser que digan algo coherente.

Y ese es el gran problema de “Argo”, cae en la trampa de que una película es como una receta que debe tener ciertos elementos para funcionar. Un héroe y un villano, una persecución para generar suspenso, o una historia familiar para su protagonista, que en este caso se manifiesta en un hijo que es mencionado un par de veces y que es usado como pretexto para hacernos sentir simpatía con el protagonista, pero que es dejado como una historia tan marginal que termina siendo desconcertante que la película termine enfatizándolo.

“Argo” no es, después de todo, una mala película. Técnicamente es una maravilla, aunque las imágenes que en los créditos comparan imágenes de la historia real con la película son auto-elogios innecesarios. Su historia es lo suficientemente interesante para sobreponer sus trabas, y su reparto cumple su trabajo, con actuaciones de Alan Arkin y John Goodman memorables, ambos interpretando a personalidades de Hollywood. Pero es una lástima que con un material base tan bueno, Affleck se quede tan corto.

Calificación: 6/10

Anuncios

7 Respuestas a “Argo (2012): Reseña

  1. Creo que en esta reseña primó la bronca que le tienen a Ben, antes que en sí mirar lo magistral y excelente película que es ARGO. Triste la verdad. Conforta saber que el 101% restante de crítica especializada si ha valorado el trabajo.

  2. Me parece de mala leche la critica del columnista. La película es muy buena en todos los aspectos. Se ve bastante creible y mantiene la tensión durante todo su desarrollo. Por supuesto que debe tener algunos recursos Hollywoodentes como la persecusión final que seguramente no ocurrió pero que no le quita nada al film. BIEN POR EL DIRECTOR

  3. yo estoy deacuerdo con la crítica, una histórica muy compleja políticamente la redujeron a una película de héroes y villanos.

  4. yo estoy deacuerdo con la crítica, una historia muy compleja políticamente la redujeron a una película de héroes y villanos, cuando podía dar para mucho mas.

  5. No estoy de acuerdo con la ctirica, como comentan, pienso que es una mala leche del columnista y que Ben mejora cada vez más como director, aunque me gustó más “The Town”, ya veremos en los oscares, el tiempo lo dirá.

  6. En vez de la pelicula, creo que esta reseña del columnista es la que tratando de ser compleja, se vuelve algo incoherente. La Critica especializada apoya al Sr. Affleck. En mi opinion fuera de algunos detallitos, es una pelicula EXCELENTE.

  7. Pues espero que le den el premio de mejor pelicula ya que no o nominaron como mejor director,que para mi con las 3 peliculas que lleva me tiene mas que convencido de su talento,la critica la verdad esta muy por debajo del nivel de lo que se espera de alguien que sabe de cine,pero ya se metio en cuestion de gustos y si no le gusto,pues respetable,eso no quita que sea una buenisima pelicula interesante de principio a fin,que bueno que no se metio mas en la problematica que eso demerita las peliculas que a final de cuentas sirven para entretener

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s