Los Musicales y el Oscar

Desde la llegada del sonido a finales de los años 20s el musical se convirtió en uno de los géneros más importantes de la historia del cine estadounidense. Aclamado por el público durante décadas, este género ha vivido periodos de olvido y de renacimiento que han marcado la industria cinematográfica. En 85 años de historia solo han sido diez los musicales que se han llevado el Oscar a Mejor Película, un número grande cuando se le compara con géneros como la comedia o la ciencia ficción, pero que teniendo en cuenta la importancia del musical en el cine norteamericano parece muy pequeño.  Tanto los musicales ganadores del Oscar como aquellos que fueron ignorados por la Academia representan distintas eras en la evolución del género, desde su nacimiento a finales de los años 20s hasta su resurgimiento en la primera década del siglo XXI, pasando por su edad dorada  en los años 30s y 40s.

Los Oscars fueron creados a finales de los años 20s (1927), uno de los periodos más confusos de la historia del cine estadounidense, la llegada del sonido. Cuando Hollywood tuvo la oportunidad de hablar no supo qué decir y por eso dirigió su mirada hacia la otra costa de Estados Unidos, encontrando en Broadway la solución perfecta a su dilema: si no sabes que decir, mejor dedícate a cantar. El cine empezó a olvidar su edad silenciosa y se dedico a la producción de películas musicales, en su mayoría producciones originales que brindaban al público la magia del cine sonoro.

"The Broadway Melody"

“The Broadway Melody”

En 1928 “Wings” se convertía en el primer largometraje en llevarse el Oscar a Mejor Película y un año despues Hollywood dejaba atrás el cine mudo entregándole su principal galardón al musical “The Broadway Melody”. Muchas veces considerada entre las peores, si no la peor película en ganar el Oscar, este musical es prueba de la confusión de los primeros años del cine sonoro y aunque se le atribuye haber abierto las puertas del cine a los grandes números musicales y complicadas secuencias de baile, gran parte de las críticas hacia ella se centran en sus diálogos sin sentido y en no lograr integrar la música a la historia. A pesar de las malas críticas, “The Broadway Melody” abrió las puertas a la edad dorada del musical.

Durante los años 30s,  Hollywood estableció su sistema de estudios, las películas y las estrellas empezaron a producirse a nivel industrial y los musicales se convirtieron en inversiones casi seguras para los productores. Esta es la década que vio la aparición de nombres como Fred Astaire, Ginger Rogers y Judy Garland, quienes se convertirían en sinónimo del cine musical estadounidense.  En esos 10 años, la lista de nominadas al Oscar a Mejor Película siempre incluyó a un musical, pero solo uno de ellos logró llevarse el Oscar, “The Great Ziegfeld” en 1936, una película que cuenta la historia de Flo Ziegfeld, uno de los mayores productores de Broadway, mientras intercala algunas de las secuencias de sus obras más famosas. Al igual que “The Broadway Melody”, “The Great Ziegfeld” está considerada entre las peores películas en ganar el Oscar, con la mayoría de los críticos resaltando la falta de una historia coherente en medio de suntuosos números de baile que aunque bien producidos no aportan a la película.  Con esta película Luise Rainer se convertiría en la primera actriz en ganar el Oscar por su trabajo en un musical.

"The Great Ziegfeld"

“The Great Ziegfeld”

Aun con la victoria de “The Great Ziegfeld” los años 30s pueden considerarse una mala década para las películas musicales en los Oscars, por lo menos en lo que a la categoría principal se refiere. Producciones como “42nd Street”, “Top Hat”, “The Gay Divorcee” y “The Wizard of Oz”, que están consideradas entre las mejores del género, se quedaron sin ser reconocidas con el galardón. A pesar de esto, algunas otras categorías como Mejor Dirección de Arte, Mejor Vestuario y especialmente Mejor Canción Original fueron dominadas ampliamente por los musicales. Durante un periodo de tres años entre 1935 y 1937, la Academia entregó incluso el premio a Mejor Dirección de Baile a los mejores coreógrafos cinematográficos.

Ver también: Un viaje por la historia de las canciones ganadoras del Oscar

Los años 40s vieron a Hollywood enfrentarse a la Segunda Guerra Mundial y a la reconstrucción de Europa. Mientras algunas de las estrellas más grandes de Hollywood se enlistaron en el ejército, otras se dedicaron junto a los grandes estudios a producir películas con sentido patriótico y alegres que sirvieran para mantener el espíritu de los estadounidenses. Debido a esto el musical siguió siendo una de los géneros favoritos del público y de los estudios que seguían beneficiándose económicamente de este género. Sin embargo en cuanto a los premios Oscar los 40s fueron menos beneficiosos para las producciones de este género  que la década anterior; solo cuatro musicales fueron nominados a Mejor Película dejando de lado a producciones de la talla de “Meet Me in St. Louis”, “Holiday Inn” y “On the Town”.

"Going My Way"

“Going My Way”

El primero de los musicales nominados al Oscar durante esta década fue el patriótico “Yankee Doodle Dandy” es la historia de  uno de los productores más famosos de Broadway durante la víspera de la Segunda Guerra Mundial. Con esta película James Cagney se convirtió en el primer actor en llevarse el Oscar por un musical. La siguiente de las nominadas y la única ganadora de la década fue “Going My Way” en 1944. Al contrario de los otros musicales que se habían ganado el Oscar en las décadas anteriores “Going My Way” no tiene grandes números musicales o de baile y su historia está alejada del mundo del entretenimiento. Este musical que narra la historia de un joven sacerdote que debe ganarse el corazón de su nueva comunidad fue la primera película de este género en llevarse los Oscar a Mejor Director y Mejor Guion Adaptado, además de los de Mejor Actor y Mejor Actor de Reparto.

Los dos siguientes musicales en ser nominados al Oscar a Mejor Película en los años 40s tiene características especiales, el primero “The Bells of St. Mary’s”  tiene una historia similar a  la  “Going My Way” además de contar con la mayoría de sus personajes, convirtiéndola en la primera secuela en ser nominada al Oscar. El segundo “Anchors Aweigh” cuenta la historia de un grupo de marineros en Hollywood, es famosa por la secuencia una secuencia de baile que incluye a su protagonista Gene Kelly y un ratón animado.

"An American in Paris"

“An American in Paris”

La siguiente década marco el inicio del fin en el sistema de los grandes estudios en Hollywood y con ella el fin de la edad dorada del musical estadounidense. Mientras los estudios eran obligados a vender la mayoría de sus propiedades y despedir a sus empleados, producciones de alto presupuesto, como los musicales, empezaron a disminuir en cantidad y calidad. A pesar de esto los 50s fue la década que vio a dos musicales llevar el Oscar a Mejor Pelicula, “An American in Paris” y “Gigi”, ambas producidas por MGM. Estas dos películas son consideradas, junto a “Singin in the Rain”, entre las últimas grandes joyas musicales en ser producidas por ese estudio.

“An American in Paris” es la historia de un joven artista estadounidense quien encuentra al amor de su vida en Paris. Protagonizada por Gene Kelly esta película es famosa por incluir una secuencia de ballet de casi 16 minutos. La victoria de “An American in Paris” se ha mantenido bastante controversial a lo largo de la historia aun cuando recibió muy buenas críticas durante su estreno, son muchos los que critican el hecho de haber triunfado sobre otras producciones que han tenido mayor impacto en el cine como “A Streetcar Named Desire” y “A Place in the Sun”. Por otro lado esta “Gigi” que en 1958 establecería el record de mayor número de victorias en los premios Oscar con un total de 9 galardones – Este record seria roto el año siguiente por “Ben Hur” con 11 premios-. “Gigi” está basada en la novela del mismo nombre escrita por la autora francesa Collete y cuenta la historia de la amistad entre un hombre de alta sociedad y una mujer de clase media que lentamente se va convirtiendo en amor. Al igual que con “An American in Paris” muchos critican que la Academia haya preferido premiar a una película con una historia tan sencilla sobre a producciones más complejas y controversiales como “Cat on a Hot Tin Roof” y “The Defiant Ones”.

"Gigi"

“Gigi”

Además de estos dos musicales otras producciones de este género que lograron ser nominadas a Mejo Película son “Seven Brides for Seven Brothers” y “The King and I” de las cuales ninguna llego a llevarse este premio. A pesar de la derrota de estas películas el mayor escándalo de esta década en lo que se refiere al cine musical proviene de una cinta que fue prácticamente ignorada por la Academia, “Singin` in the Rain”. Esta película que cuenta con gran detalle los caóticos años de la transición al sonido en Hollywood, es considerada por muchos el Mejor Musical de la historia; a pesar de esto  en 1952 solo recibió nominaciones a Mejor Actriz de Reparto (Jean Hagen) y Mejor Música Original. Las razones del porque la Academia decidió ignorar a “Singin` in the Rain” nunca han estado claras, hay quienes aseguran que a Hollywood no les gusta verse retratado en el cine o que el escándalo por la victoria de “An American in Paris” la dejo sin ninguna oportunidad. Lo que sí está claro es que “Singin` in the Rain” se mantiene como uno de los puntos negros de la historia de los premios Oscar mas cuando la película ganadora de ese año “The Greatest Show on Earth” está considerada entre las peores en llevarse ese premio.

Para los 60s el sistema de los grandes estudios en Hollywood ya había terminado, pero a pesar de ello el género musical todavía se mantenía fuerte en los gustos del público. Sin embargo sin un sistema de producción grande que permitiera generar nueva ideas, Hollywood decidió ir a lo seguro y adaptar al cine producciones ya habían probado ser exitosas en el teatro musical. Hasta este momento tanto el musical cinematográfico como el teatro musical estadounidense habían mantenido una relación en la que artistas e historias fluían entre ambos libremente, pero con tanto Hollywood como Broadway desarrollando en la mayoría de los casos sus propias ideas. Esto cambio en los 60s con Hollywood sacrificando las ideas originales y fijándose cada vez más en lo que ocurría en la otra costa estadounidense. Los cinco musicales que ganaron el Oscar a Mejor Película entre 1927 y 1959 fueron producciones originales de Hollywood, los siguientes cinco ganadores han sido todos adaptaciones de Broadway.

"West Side Story"

“West Side Story”

En total fueron cuatro los musicales que se llevaron el Oscar en los años 60s, el mayor número en cualquier década, siendo el primero de ellos “West Side Story” en 1961. Esta musical está basado en la historia Romeo y Julieta, pero ambientado en Nueva York y con los Montesco y Capuletos siendo remplazados por dos pandillas rivales, los Jets y los Sharks.  Durante su paso por las tablas “West Side Story” revolucionó a Broadway con sus imponentes canciones, pero sobre todo por sus coreografías por las que cuando se llevó al cine el director Robert Wise decidió pedirle al creador de dichas coreografías Jerome Robins que dirigiera las secuencias de baile de la película. Wise y Robins se convirtieron en las primeras personas en compartir el Oscar a Mejor Director.  “West Side Story” se ha convertido en todo un clásico del cine norteamericano y con el paso del tiempo su impacto cultural ha ido creciendo por lo que su victoria en los premios Oscar se mantiene como justa y merecida.

"My Fair Lady"

“My Fair Lady”

La siguiente victoria de un Musical llegó dos años después con “My Fair Lady”, otra adaptación de un hit de Broadway. Este musical cuenta la historia de una joven vendedora de rosas que logra convertirse en toda una dama gracias a la apuesta entre dos caballeros de alta sociedad. En total fueron 12 las nominaciones que recibió esta película, de las cuales  logró llevarse 8 premios incluyendo el de Mejor Actor (Rex Harrison) y Mejor Director (George Cukor), sin embargo entre todas estas nominaciones existe una omisión bastante notoria, la de su protagonista Audrey Hepburn. La historia del casting de la actriz principal de “My Fair Lady” es legendaria en Hollywood; Julie Andrews había cautivado al público de Broadway representado este mismo papel en las tablas, pero a la hora de adaptar el musical al cine los productores creyeron que era una actriz muy desconocida como para atraer al público. Al final decidieron irse con la mucho más famosa Audrey Hepburn, sin embargo su voz tuvo que ser doblada ya que el rango vocal de esta actriz no era el adecuado para la mayoría de las canciones. Ese mismo año Andrews fue contratada por Disney para protagonizar el musical “Mary Popins” el cual se convirtió en una de las películas más taquilleras del año,  la lanzó como una de las grandes estrellas del cine musical y le permitió ganar el Oscar a Mejor Actriz mientras Hepburn fue ignorada por completo.

"The Sound of Music"

“The Sound of Music”

Precisamente sería Andrews quien protagonizaría el siguiente musical ganador del Oscar, “The Sound of Music” en 1965; la historia de una novicia que llega para cambiar la vida de una familia de aristócratas en los albores de la Segunda Guerra Mundial. Esta película se convirtió en su momento en la segunda más taquillera de la historia y salvó a los estudios Fox de la quiebra. “The Sound of Music” recibió un total de 10 nominaciones al Oscar, llevándose cinco en suma. Aún cuando esta película le ganó el Oscar a un clásico como “Doctor Shivago” su éxito de taquilla y su perdurabilidad con el público hacen que su victoria sea bien vista todavía.

El último musical ganador en esta década y en las siguientes fue “Oliver!” en  1968. Otra adaptación de un  éxito de Broadway, al igual que el musical original esta película es una adaptación de la novela Oliver Twist de Charles Dickens. “Oliver!” se llevo cinco premios Oscar de un total  de 11 nominaciones, e incluso Onna White recibió un premio especial por sus coreografías. Esta película ha sido aclamada por la crítica y el público, aunque su victoria en los Oscar se ha visto opacada por la omisión del clásico de ciencia ficción “2001: A Space Odyssey”.

"Oliver!"

“Oliver!”

Otros musicales que consiguieron nominaciones al Oscar durante los años 60s incluyen las adaptaciones de Broadway “Funny Girl y “Hello Dolly” y la producción original de Disney “Mary Poppins”. En 1964 la película francesa “The Umbrellas of Cherbourg” se convirtió en el primer musical en ser nominado en la categoría de Mejor Película Extranjera.  Después de la victoria de  “Oliver!” en 1968 pasarían 34 hasta que otro musical se llevara el Oscar a Mejor Película.

Los años 70s marcarían la primera década en la que la Academia no le daría su premio principal a ningún musical. La mayoría de las producciones de esta década ya fueran originales o adaptaciones terminaron siendo fracasos de crítica y taquilla.  Solo dos musicales lograron conseguir nominaciones en este periodo, ambas dirigidas por Bob Fosse, “Cabaret” y “All that Jazz”.  Fosse quien había revolucionado Broadway con sus novedosas coreografías y arriesgadas puestas en escenas, llegó al cine para cambiar la visión del musical cinematográfico. En “Cabaret”  los números musicales fueron sacados de la acción de la película (las canciones no necesariamente avanzaban las historias de los personajes) confinándolas a simples presentaciones dentro del club en el que trabaja la protagonista. Esta película recibió un total de 10 nominaciones al Oscar, llevándose 8 premios incluyendo el de Mejor Director, sin embargo el premio principal fue para “The Godfather” convirtiendo a “Cabaret” en la película en llevarse el mayor número de premios Oscar sin ganar el de Mejor Película. Siete años después “All That Jazz” recibirá nueve nominaciones al Oscar enfrentándose nuevamente la categoría principal con una película dirigida por Francis Ford Coppola (Apocalypse Now), aunque ambas terminaron perdiendo contra “Kramer vs Kramer”.

Ver: Bob Fosse ¡y todo ese jazz!

La siguiente década puede ser considerada la peor en la historia del cine musical, cintas como “Annie”, “A Chorus Line” y “Can`t Stop the Music” fueron desastres de taquilla y critica. Ningún musical consiguió ser nominado al Oscar a Mejor Película durante los 80s y el género parecía totalmente muerto. Con la llegada de los 90s se inició un lento proceso que llevaría al renacimiento del cine musical todo de la mano de los estudios Disney. Durante los años 30s y 40s Walt Disney había construido su imperio llevando a la pantalla grande adaptaciones de cuentos infantiles en los que la música tenía un papel preponderante en lo que es conocido como la primera edad dorada de Disney. Con el paso del tiempo estos estudios dejaron de lado la producción de películas animadas para enfocarse en otros proyectos. No fue sino hasta finales de los años 80s con la llegada de un grupo de nuevos animadores y compositores de Broadway que Disney pudo iniciar su segunda edad dorada. “The Little Mermaid” inicio una seguidilla de musicales animados que fueron aclamados por la crítica y el público, y que vieron su punto de mayor reconocimiento en 1991.

“Beauty and the Beast” se convirtió en 1991 en el primer film animado en ser nominado al Oscar a Mejor Película y también el único musical en conseguir este honor durante los 90s. Basado en el clásico cuento de hadas de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, esta película es la historia de amor entre una bella campesina y una horrorosa bestia que en realidad es un príncipe afectado por la maldición de una bruja. Con un total de seis nominaciones, era poco lo que “Beauty and the Beast” podía hacer en contra la eventual ganadora “The Silence of the Lambs”.  Ninguna de las siguientes producciones de Disney ”Aladdin”, “The Lion King” y “Pocahontas” lograrían repetir la hazaña de “Beauty and the Beast”, aunque sí marcarían un dominio total en las categorías musicales de estos premios, especialmente en la de Mejor Canción Original similar a lo ocurrido en los años 30s. La segunda edad dorada de Disney sirvió para poner de nuevo en primer plano, no solo al cine animado, sino también al musical algo que se vería reflejado en los siguientes años.

"Chicago"

“Chicago”

La primera década del siglo XXI vio un creciente interés en el cine musical por parte del público y marcaria el final de un periodo de 34 años sin que un musical se llevara el galardón más codiciado de Hollywood. En 2001 “Moulin Rouge” de Baz Luhrmann revolucionaria el género utilizando canciones de artistas reconocidos de diferentes épocas y géneros  para contar una historia de amor prohibido en el Paris al inicio del siglo XX. El éxito de taquilla y crítica le permitió a esta película cinco nominaciones al Oscar siendo derrotada en la categoría principal por “A Beautiful Mind”. El año siguiente llegaría al cine la adaptación de uno de los musicales más exitoso de Broadway, “Chicago”, el decimo musical en ganarse el premios Oscar.  La historia de dos asesinas en busca de la fama en el Estados Unidos de los años 20s, logro cautivar al público convirtiéndose en el segundo musical más taquillero de la historia y aunque algunos críticos tuvieron reservas al final termino siendo nominado a 13 premios Oscar. “Chicago” trajo a la memoria los días de los grandes musicales cinematográficos, sentimiento que le sirvió para llevarse 6 premios Oscar incluyendo el de la categoría principal.

El éxito de “Chicago” puso en marcha la adaptación algunos de los musicales más exitosos  Broadway a la pantalla grande con resultados que dejaron mucho que desear. Películas como “The Producers”, “Phantom of the Opera”, “Rent”  y “Mamma Mia” fueron destrozadas por los críticos y con excepción del último también pasaron casi desapercibidos por las taquillas.  Dos de las producciones de más alto perfil de esta época terminarían siendo ignoradas por los premios Oscar; en primer lugar la aclamada “Dreamgirls”, con 8 nominaciones, se convertiría en la película con mayor número de postulaciones en ser dejada por fuera de la categoría principal en 2006. En segundo lugar la muy anticipada “Nine” fue destrozada por la crítica y recibió solo cuatro nominaciones al Oscar de las cuales no  ganaría ninguna.

En lo que va de la segunda década del siglo XXI los musicales se han mantenido constantes dentro de la pantalla grande. Algunos han fracasado como “Rock of Ages” y “Burlesque” mientras que otros como “Tangled” y “The Muppets” han tenido mejor recibimiento. Esta década también ha visto la llegada a la pantalla grande de uno de los musicales más exitosos a nivel mundial “Les Miserables”. Aunque las criticas de esta película no han sido del todo buenas, el público ha respondido bastante bien ante la adaptación de la novela clásica de Victor Hugo. “Les Misérables” se convirtió en el primer musical en ser nominado al Oscar a Mejor Película en esta década y aún queda por ver cuántas de sus ocho nominaciones se convertirán en victorias o si será el undécimo musical en ganar el Oscar.

Anuncios

2 Respuestas a “Los Musicales y el Oscar

  1. Buenisimo, me encanto, hacia tiempo que no escribían algo tan bueno, excelente… pero… BEN HUR gano 11 oscares no 10, y APOCALYPSE NOW no gano el oscar a mejor pelicula fue KRAMER vs KRAMER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s