El Indomable Espíritu de Katharine Hepburn.

Era la entrega de los premios Oscar de 1974. El presentador David Niven anunció que una de las grandes actrices de Hollywood haría su primera aparición en una de estas ceremonias: Katharine Hepburn. Había aceptado presentar el premio Irving G. Thalberg a su gran amigo Lawrence Weingarten. Hepburn fue recibida con una larga ovación de pie de parte de los asistentes y después de agradecer los aplausos, solo acertó a decir  Por lo menos no escuche a nadie decir: ‘¡Ya era hora!’”.  Ese sencillo gesto es una de las grandes pruebas del espíritu indomable de una actriz que a pesar de ser considerada la mejor de la historia nunca cedió ante los encantos de Hollywood.

Nacida en 1907, Hepburn creció en un ambiente en el que la libertad y las luchas sociales tenían un papel predominante. Su padre fue uno de los pioneros en la educación y prevención de enfermedades venéreas y su madre hizo parte de los movimientos feministas que lucharon por el derecho al voto para las mujeres de Estados Unidos.  En su vejez Hepburn admitió que a muy temprana edad se dio cuenta que era el fruto de unos padres poco convencionales. Fue en esta ambiente familiar que Hepburn se decantó desde muy joven hacia la actuación y con tan solo 21 años ya estaba en Broadway y cuatro años después era Hollywood quien llamaba su puerta.

"Morning Glory"

“Morning Glory”

Debut, despedida y regreso.

"The Philadelphia Story"

“The Philadelphia Story”

En 1932 Hepburn hizo su debut en la gran pantalla con “A Bill of Divorcement” del director George Cuckor. Tanto el director como el productor David  O. Selznick asumieron un gran riesgo al  poner como protagonista de esta película a una desconocida,  pero la actuación de de Hepburn fue un éxito con el público y la crítica. Muchos destacaron la presencia en la pantalla, llena de libertad y  de esta joven actriz; muy diferente a la de las demás actrices de la época.

Sus siguientes películas también fueron exitosas con la crítica.  “Christopher Strong” y “Morning Glory” dejaron en claro que Hepburn iba  a tener un gran futuro en el cine. En esta última, Hepburn interpreto a una joven actriz que busca alcanzar la fama en Broadway. “Morning Glory” le consiguió su primera nominación y victoria en los premios Oscar.

Desde un principio Hepburn dejó claro que sería una estrella diferente. Fueron pocas las ocasiones en las que concedió una entrevista o utilizó su vida personal para promocionar su carrera. Hepburn rara vez hizo apariciones en alguna alfombra roja, ni siquiera asistió a los premios Oscar en ninguna de las ocasiones en la que estuvo nominada.

Después de “Morning Glory” vino toda una seguidilla de éxitos para Hepburn, en la que se incluyen películas como “Little Women”, “Spitfire” y “Alice Adams”. Por esta última producción, recibiría su segunda nominación al Oscar.  Sin embargo para 1936, Hepburn  empezó a aparecer en una serie de películas bastan impopulares. “Mary of Scotland”, “A Woman Rebels” y “Bringing Up Baby” fueron fracasos con el público y llevaron a que Hepburn fuera considerada veneno para la taquilla.

Además de los fracasos, su actitud empezó a ser mal recibida por la prensa. Lo que en un principio había sido visto como un atractivo,  pasó a ser tomado como arrogancia. En algún momento a Hepburn se le llego a conocer como Katharine ‘la Arrogante’. Debido al declive en su carrera cinematográfica, se refugió en el teatro regresando a Broadway en donde tuvo un gran recibimiento.

Fue precisamente en Broadway quien la llevó de vuelta a la gran pantalla. La obra de teatro “The Philadelphia Story” fue un éxito durante su presentación en Nueva York y rápidamente Hepburn adquirió los derechos para adaptarla al cine. En esta comedia, la actriz interpretó a una mujer divorciada que busca rehacer su vida y se ve envuelta en un extraño triangulo amoroso. La producción sirvió para cambiar la imagen pública de Hepburn. Se dice que ella misma diseñó las primeras escenas de la película para que los espectadores sintieran simpatía por su personaje desde el principio. Esta película fue un éxito de taquilla además de ser alabada por la crítica y le valió a Hepburn su cuarta nominación al Oscar. “The Philadelphia Story” marco un antes y un después en la carrera de Hepburn, no solo su regreso triunfal a Hollywood, sino que también  está considerada entre sus mejores trabajos.

Química dentro y fuera de la pantalla.

En su siguiente película Hepburn compartiría la pantalla con una de las estrellas más importantes de la época: Spencer Tracy.  La química entre estos dos actores fue inmediata e ayudó a que “Woman of the Year” se convirtiera en un éxito de taquilla. Sin embargo, esta empatía no ocurrió solo en la pantalla. Ambos iniciaron una relación sentimental que duró cerca de veintiséis años.

Un romance entre dos superestrellas podría haber sido utilizado para publicitar la carrera de ambos, pero en el caso de estos dos actores esto era imposible. Tracy era un hombre casado. A pesar de haberse separado de su esposa varios años atrás, nunca busco divorciarse legalmente de ella, por lo que su relación con Hepburn tuvo que mantenerse en secreto. Durante la siguiente década ambos protagonizarían cinco películas, que los convertirían en una de las parejas más exitosas de la década. Durante esta época Hepburn se dedicó a ayudar a Tracy a superar su problema con el alcohol. A pesar de no vivir junto o demostrar públicamente su cariño, su relación se convirtió en un secreto a voces en Hollywood.

Hepburn y Tracy en "Woman of the Year"

Hepburn y Tracy en “Woman of the Year”

Este romance es considerado una de las grandes historias de amor de Hollywood. Tracy nunca vio la necesidad de divorciarse de su esposa y Hepburn nunca tuvo problema con esa situación. En los últimos años de vida de su amado, Hepburn decidió mudarse junto a él para cuidarlo en su enfermedad. A pesar de esto ella decidió no asistir al funeral de su gran amor por respeto a su familia. Solo hasta finales de los años 80, después de la muerte de la esposa de Tracy, Hepburn hablaría abiertamente de su historia de amor y de la bendición que fue pasar todos esos años a su lado.

Éxito en la edad madura.

Para los años 50 el sistema de los grandes estudios en Hollywood estaba llegando a su fin y las grandes estrellas de la edad dorada daban punto final a su carrera, Hepburn inició un nuevo renacimiento artístico en la pantalla grande. “The African Queen” fue su primera película de filmada a color, en la cual interpretó  una misionera que trata de sobrevivir en África, en los albores de la Prime Guerra Mundial. Esta película que fue un éxito con el publico y demostró que Hepburn podía volver a ser exitosa por sí sola. Que su atractivo no estaba atado a la presencia de Tracy en sus producciones. En esta ocasión, Hepburn también recibió su quinta nominación al Oscar, casi veinte años después de la obtenida por “Woman of the Year”.

Hepburn y Tracy en "Guess Who`s Coming to Dinner"

Hepburn y Tracy en “Guess Who`s Coming to Dinner”

Los siguientes años estuvieron cargados de éxito. Películas como “Summertime”, “The Rainmaker” y “Suddenly Last Summer”, la mantuvieron entre las favoritas del público y los críticos durante toda la década. Sin embargo, su mayor éxito también seria uno de los más dolorosos. En 1962 la pareja protagonizó el drama racial “Guess Who`s Coming to Dinner”. Para ese entonces la salud de Tracy estaba bastante deteriorada por lo que todo el rodaje tuvo que adaptarse a sus necesidades médicas. Hepburn nunca dejó de estar al lado de Spencer asegurándose que siempre estuviera cómodo y tuviera el suficiente tiempo de descanso en cada toma.

"The Lion in Winter"

“The Lion in Winter”

En la escena final de la película en la que el personaje de Tracy da un conmovedor discurso sobre el amor hacia su esposa y familia, las lágrimas del personaje de Hepburn son totalmente reales. Ambos sabían que era la última escena que rodarían juntos.  Tracy murió dos semanas después de terminar el rodaje de “Guess Who`s Coming to Dinner”, dejándola devastada. Esta película también seria el mayor éxito de taquilla para esta actriz y le brindó su segundo premio Oscar. Treinta y seis años después de su primera victoria.

Los siguientes años siguieron continuaron con la misma racha positiva. En el cine, “The Lion in the Winter” la trajo su tercer premio Oscar, mientras en Broadway, la actriz experimentaba una gran acogida del público con “Coco”, el musical basado en la vida de Coco Channel.

Con el paso del tiempo su salud empezó a debilitarse y con esto fue disminuyendo su participación tanto en el cine como en el teatro. Una de sus últimas películas fue “On a Golden Pond” junto a Henry Fonda. Es la historia de una pareja de ancianos que a pesar de la edad siguen amándose profundamente y que ven interrumpida su tranquilidad por el regreso de su hija.  Por esta película, Hepburn recibió su cuarto premio Oscar, convirtiendo así en la única persona en recibir cuatro estatuillas en las categorías actorales. Un record que se mantiene hasta el día de hoy.

Estatus de Leyenda.

"On a Golden Pond"

“On a Golden Pond”

Ese último premio Oscar en 1982, fue visto como la gran despedida de Hollywood a una de las últimas estrellas de la edad dorada. En los años siguiente Hepburn, tuvo apariciones esporádicas en películas hechas para televisión  y algunas obras de teatro. Fueron tiempo de reconocimientos por su larga carrera, incluyendo los prestigios premios a toda una vida del Sindicato de Actores (SAG), el Instituto del cine Americano (AFI) y el Kennedy Center.

Su última aparición cinematográfica fue en 1994 con la película “Love Affair”. En esta, tenía un pequeño papel como la tía de la protagonista Annette Bening. Fue la única película de toda su carrera en la que Katharine no fue la protagonista. Hepburn falleció en el 2003 a causa de un tumor cancerígeno.

Katharine Hepburn es considera por muchos la mejor actriz de la historia del cine estadounidense. Su imagen de mujer independiente dentro y fuera de la pantalla le ganó igual número de admiradores y detractores, pero seguramente todos coinciden en apreciar su gran talento. Pocas actrices han tenido una carrera tan larga y exitosa como Hepburn y pocas mujeres han dejado una huella tan grande en la historia del cine.

Anuncios

5 Respuestas a “El Indomable Espíritu de Katharine Hepburn.

  1. En el cine hubo un antes y un después de Kate; en cada una de sus actuaciones exuda naturalidad cuando aun la actuacion parecia teatro filmado; una bofetada de realidad a la estereotipada cara hollywoodense. Solo comparable con Meryl .

  2. La primera frase está mal. No era “la entrega de los premios Oscar de 1946”, sino la 46ª entrega de los Oscar (o al menos es lo que pone en la descripción del vídeo). Y el 8º párrafo está repetido, es el mismo que el 9º.

    En cuanto a Katharine Hepburn no he visto mucho de ella, pero en lo poco que he visto está brillante

  3. Katharine Hepburn la leyenda de hollywood, la mejor actriz de todos los tiempos según AFI, yo he visto pocas películas de ella, pero era brillante, haciendo drama o comedia, maravillosa única e inimitable. definitivamente se reconoce cuando un actor se va a convertir en leyenda y es cuando posee un estilo único e incomparable, y ella dejo su sello personal en hollywood, eterna y maravillosa Katharine Hepburn, la mejor actriz de todos los tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s