Laurence Anyways (2012): Reseña

Xavier Dolan se presenta como el niño prodigio del cine canadiense. Hijo del actor Manuel Tadros, Dolan se adentró al mundo del cine con 4 años. A los 16, escribió su primero guión que lo llevó al Festival de Cannes. En sus tres largometrajes se aprecia el crecimiento del joven director y es “Laurence Anyways” la mejor muestra de su talento. Cada una de sus entregas supera la anterior. Mejor calidad en cuanto a fondo y forma, las películas maduran a la par de este canadiense que entró por la puerta grande.

26196_Laurence_Anyways_-_copyright_Shayne_Laverdi___re

“Laurence Anyways” cuenta la historia de un hombre que a los 35 años decide volverse mujer. La lenta transformación de masculino a femenino se aprecia en las tres horas de film, donde el espectador sentirá el cambio pausado que Laurence y todos los que lo rodean viven, o sufren, a la hora de enfrentar uno de los tabúes más grandes de la humanidad: El transgenerismo.

Dolan impresiona a su público con una profundidad en el guión nunca antes vista en el trabajo. Él evitó caer en el cliché y se aventuró a navegar en las aguas grises de la sexualidad de una manera que el mismos Kinsley estaría orgulloso. Laurence será travesti, pero no es homosexual. Él, tampoco se prostituye o viste con extravagancias. Todo lo contrario. Laurence es toda una dama que escribe poesía y es completamente exitosa. Por esto la entrevista una periodista y es por esta entrevista que se mueve la película, dotándola en una narrativa rica en detalles, profunda y movida.

laurence_anyways_5

La película empieza bien y terminar bien. De entrada, Dolan recibe a los espectadores con una excelente banda sonora y unas imágenes que demuestran su talento. Graba el trayecto de Laurence por la calle, mas no la vemos a ella. En la pantalla se ven las miradas de las diferentes personas que la vieron a ella en la calle. La toma es solo un ejemplo de una de las tantas habilidades del director: Contar la historia por medio de imágenes. No hay necesidad de diálogos o eventos explícitos. Las emociones de los personajes, capturadas a la perfección por su lente, trasmiten por completo lo que el espectador debe comprender.

A su vez, Dolan se atreve a violar todas las normas del lenguaje audiovisual tradicional. Con la cámara al hombro, él se olvida de la ley de tercios o de la perfecta cohesión entre escena y escena. El director le exige a su público y presenta una película que sí se puede llamar arte. Escenas surrealistas, diálogos rápidos e incomprensibles, música y silencios donde convencionalmente no existirían. Él no habrá matado a su madre, pero sí asesinó todas las reglas cinematográficas.

Ver:  Xavier Dolan: El director que mató a su madre

Dicho esto, resta felicitar a Dolan e informarle que esperamos con ansiadas su último entrega, que por ahora solo se sabe que se llamará “Tom à la Ferme”. Y a nuestros lectores, le presentamos un director que con solo 24 años ha asistido a innumerables festivales de cine con películas que trasmiten todo lo que él es: Sexualidad, moda, música y cine.

Calificación: 10/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s