La Realidad según Errol Morris

Muchos no sabrán quién es  Errol Morris, pero podría incluirse dentro de los directores de cine más influyentes de la actualidad.  Con más de treinta años de carrera, ha revolucionado el cine documental desde el punto de vista artístico y técnico, convirtiéndose en uno de los responsables del renacimiento que ha vivido este género.

Errol Morris.

Errol Morris.

La delgada línea de la realidad

En 1976 un policía de Texas fue asesinado a sangre fría mientras interrogaba a dos jóvenes en su automóvil. Varios meses después Randall Adams fue sentenciado a pena de muerte por este asesinato aún cuando no existían pruebas fehacientes de su culpabilidad. Morris que para esa época ya había dirigido dos documentales exitosos -“Gates of Heaven”  y “Vernom, Florida”- estaba interesado en hacer un contar la historia de un prominente psiquiatra de Texas, conocido por testificar en varios casos que terminaron en sentencias de pena de muerte. Durante su investigación Morris se encontró con el caso de Adams y se intereso lo suficiente para llevarlo a la pantalla grande en la tercera producción de su carrera.

“The Thin Blue Line” fue estrenado en 1988, cambiando el destino de Adams y revolucionado el cine documental. Morris dedicó varios meses a entrevistar a los abogados de la defensa, a los fiscales encargados del caso, a varios testigos y al propio Adam. Con este material, Morris reconstruyó varias versiones de los hechos ocurridos en la noche del asesinato.  Todas estas fueron dramatizadas e incluidas como pequeños cortometrajes dentro de su documental. De esta manera, la realidad era interpretada e reintepretada por actores y espectadores.

"The Thin Blue Line"

“The Thin Blue Line”

Aunque hoy en día es común que los documentales hagan uso  de dramatizaciones, en 1988 su trabajo fue revolucionario. En una decisión muy controversial, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas no permitió que “The Thin Blue Line” compitiera por el Oscar a Mejor Documental al catalogarla como una película de ficción. Durante varios años existió un debate sobre si Morris había traicionado los principios del cine documental, pero con el paso del tiempo ha quedado claro que lo que realmente hizo fue sentar las bases al género.

Algunas de las producciones más importantes de los últimos años como “The Imposter” del británico Bart Layton y “Stories We Tell” de la canadiense Sara Polley, han hecho un uso extensivo de dramatizaciones para contar sus historias, dejando en claro la influencia que ha tenido Morris.

El éxito de “The Thin Blue Line” llevó a que las autoridades revisitaran el caso de Adams, encontrando que mucha de la evidencia que había sido utilizada en su contra no era concluyente y que muchos de los testigos del juicio habían mentido. Al final Adams fue exonerado de los cargos de asesinato y su sentencia de muerte fue revocada.

En las Puertas de la Industria

La carrera de Morris tuvo un inicio accidentado. Después de graduarse como historiador, trato en vano de realizar un doctorado en filosofía en la Universidad de Berkely.  A pesar de no haber conseguido terminar sus estudios, fue gracias a sus visitas constantes a los archivos cinematográficos de la universidad, que Morris se interesó por el cine. Fue durante esta época que Morris conoció a uno de sus grandes amigos  e impulsores de su carrera, el director alemán Werner Herzog.

"Gates of Heaven"

“Gates of Heaven”

Herzog le dio 2.000 dólares a Morris para que pudiera desarrollar su primera película, un documental sobre un pequeño puebla en Florida, llamado Vernon. Morris pasó varios meses entrevistando a los habitantes de Vernon, sin embargo no avanzó mucho en la producción de su largometraje. Durante este tiempo Morris se interesó en la historia de un cementerio para mascotas en California que estaba a punto de ser cerrado.  Morris abandonó Vernon, decidiendo que su primer documental se enfocaría en contar esta nueva historia. Este cambio de planes llevó a Herzog a declarar que se comería uno de sus zapatos si Morris algún día terminaba uno de sus proyectos.

En 1979 se estreno “Gates of Heaven” el primer documental de Morris lanzando así su carrera cinematográfica.  Esta película se convirtió en un éxito inesperado con la crítica y el público, llegando a ser incluido en la lista de grandes peliculas del crítico Roger Ebert y alcanzado un estatus de película de culto con el pasar de los años.

Siendo fiel a su promesa Herzog cocinó y se comió uno de sus zapatos. Lo cual fue retratado en el cortometraje documental “Werner Herzog Eats His Shoe”.  “Gates of Heaven” le abrió las puertas de las industria a Morris, con lo que un par de años después pudo terminar “Vernon, Florida” el documental que había dejado abandonado años atrás.

El arte de la entrevista.

A lo largo de los años la influencia de Morris en el cine documental no solo ha sido desde el punto de vista artístico,  también del tecnológico. Durante la filmación de “The Thin Blue Line”, Morris notó la incomodidad que al realizar sus entrevistas, era muy difícil que el entrevistado mirara al entrevistador y a  la cámara al momento de dar sus respuestas. Este hecho generaba los ojos del entrevistado nunca estuvieran frente a frente con los del espectador, algo que para Morris disminuía la experiencia de ver sus documentales.

Errol Morris frente al Interrotron.

Errol Morris frente al Interrotron.

Para corregir este problema Morris desarrollo el Interrotron. En dicho sistema tanto entrevistador como entrevistado están posicionados enfrente de una cámara; las imágenes capturadas por una de las cámaras es proyectada en un espejo de dos caras ubicado enfrente de la otra cámara.  Es decir la persona siendo entrevistada ve una imagen virtual de su entrevistador en lugar de ver la cámara que lo está grabando. Este sistema permite que el espectador pueda mirar directamente a los ojos de las personas en la pantalla, logrando un mayor conexión entre ambos.

El uso del Interrotron logró su mayor éxito en el 2003, con el documental “The Fog of War: Eleven Lessons from the Life of Robert S. McNamara”. En esta película Morris entrevisto durante varios días a Robert McNamara, exsecretario de defensa de Estados Unidos y uno de los artífices de la guerra de Vietnam.

"The Fog of War"

“The Fog of War”

Gracias a las innovaciones creadas por Morris, McNamara mira directamente a los ojos del espectador, mientras trata de justificar las acciones que llevaron a uno de los conflictos más sangrientos del siglo pasado.  Durante 107 minutos, Morris interroga a McNamara sobre las lecciones que le dejó la guerra, llegando incluso a mostrar cierto grado de arrepentimiento.  “The Fog of War” se convirtió en uno de los mayores éxitos en la carrera de Morris, llevándolo a ganar el Oscar a Mejor Documental.

Ver: Top 10 documentales del siglo XXI. 

Este año un nuevo documental de Morris “The Unknow Known” hizo historia al ser elegido dentro de la competencia oficial del Festival de Cine de Venecia, probando el respeto y admiración que este director ha conseguido durante su carrera. Si bien el cine documental estando en un lugar secundario dentro de los gustos de los espectadores, cada vez son más las producciones de este tipo que llegan a la gran pantalla marcadas por la influencia de este director.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s