Visiones del campo de batalla: El cine de la Primera Guerra Mundial

A lo largo de este año, el mundo entero conmemorará el centenario de uno de los conflictos más devastadores en la historia del siglo XX: La Gran Guerra, La Guerra para Terminar Todas las Guerras o simplemente la Primera Guerra Mundial. Un conflicto que afectó a la mitad del planeta y terminó con la vida de más de quince millones de personas y que cambiaría al mundo política y socialmente para siempre.

A diferencia de lo que ocurrió con conflictos posteriores, durante los cuatro años que duró la guerra, la industria cinematográfica mundial era aún muy incipiente para ser usada como un arma propagandística a gran escala. Aunque hubo esfuerzos por utilizar el cine para levantar el ánimo de las tropas y avivar los sentimientos nacionalistas, el verdadero uso del cine como arma de guerra vino casi dos décadas más tarde durante la Segunda Guerra Mundial en manos de Leni Riefensthal.

"The Battle of the Somme" (1916)

“The Battle of the Somme” (1916)

Una de las primeras producciones cinematográficas acerca de la Primera Guerra Mundial fue el documental británico, “The Battle of the Somme” (1918). El trabajo sigue a uno de los batallones británicos antes, durante y después de la batalla de Somme. Operación en la que los ejércitos franceses y británicos se enfrentaron a la artillería alemana, considerada una de los enfrentamientos más sangrientos de la historia de la humanidad.

“The Battle of the Somme” se convirtió en un éxito de taquilla en el Reino Unido, sirviendo de aliento para sus habitantes en los últimos años de la guerra. Ante el éxito moral que fue este documental dentro de los países aliados, los alemanes decidieron hacer su propia versión, “With Our Heroes on the Somme”. Sin embargo, esta nueva película careció del alcance de la original en gran parte debido a que muchas de las escenas tuvieron que ser dramatizadas, por lo que carecían del efecto dramático de su contraparte británica.

Entre las películas sobre la Primera Guerra Mundial en los últimos años del conflicto se destacan dos producciones de los directores más prolíficos de la era silenciosa del cine estadounidense: Charles Chaplin y D. W. Griffith. La primera es “Shoulder Arms” (1918), una comedia en la que el vagabundo de Chaplin sueña con derrotar al ejército alemán y liberar a Francia de la invasión enemiga. La segunda es “Hearts of the World” (1918) una obra épica, al mejor estilo de Griffith, en la que un joven estadounidense decide luchar en la guerra tras la invasión del ejército alemán a Francia.  Esta película fue encargada a Griffith por el ejército británico con el fin de cambiar la mentalidad del público estadounidense que aún en los últimos momentos de la guerra seguía cuestionando la participación del ejército de su país en el conflicto europeo.

 

"Shoulder Arms" (1918)

“Shoulder Arms” (1918)

Una de las características de la Primera Guerra Mundial fue la transición hacia el uso de equipos modernos como aviones y submarinos en los enfrentamientos armados.  Una de las producciones cinematográficas que mejor ha retratado las proezas de quienes participaron en esas primeras batallas aéreas es “Hell’s Angels” (1932). Este fue uno de los proyectos estrellas del millonario estadounidense Howard Huges, quien empleó los mayores avances tecnológicos de la época para llevar a los espectadores a bordo de los aviones combatientes.

Un par de años antes de “Hell’s Angels”, su director William A. Wellman ya había mostrado las acciones ocurridas en el cielo europeo en su película “Wings” (1927), donde narra la historia de un triángulo amoroso entre dos pilotos y una bella estadounidense durante la guerra. Esta película es considerada una de las mayores proezas técnicas de la era silenciosa del cine estadounidense y tiene la distinción de ser la primera producción en llevarse el Oscar a Mejor Película.

Pero “Wings” no ha sido la única producción sobre la Primera Guerra Mundial en alzarse con este galardón, otras dos películas la acompañan. El primero es “All Quiet on the Western Front” (1930) del director Lewis Milestone -basado en la novela homónima- que muestra las tragedias vividas por un grupo de soldados alemanes enviados a la guerra en medio de la euforia patriótica de esos años. El trabajo de Milestone fue aclamado por mostrar en detalle las consecuencias de la guerra en la vida de los jóvenes que tuvieron que la vivieron y sobre todo por su mensaje pacifista en un momento en el que mundo estaba ad portas de su segunda gran guerra.

“Hell’s Angels” (1932)

Casi tres décadas más tarde, “Lawrence of Arabia” (1962) se uniría a este pequeño grupo. Dirigida por David Lean, es una de las pocas producciones estadounidenses o británicas en mostrar los hechos ocurridos durante la Primera Guerra Mundial más allá de los escenarios europeos. “Lawrence of Arabia” muestra las acciones de T. S Lawrence, un soldado británico que fue fundamental en unir a las tribus árabes en contra del Imperio Otomano.  Convertida en un clásico, “Lawrence” recibió siete Oscars, y ha aparecido constantemente en las listas de los mejores largometrajes de la historia.

Aunque es la película más representativa en mostrar la guerra en escenarios no europeos, otras películas lo han hecho también. Por ejemplo;  “The African Queen” (1951), sobre una misionera que trata de escapar de las fuerzas alemanas que se encuentran en campaña por las colonias africanas; “Gallipoli” (1981), una película australiana que muestra las difíciles condiciones que vivieron las fuerzas australianas y neozelandesas en la batalla contra el Imperio Otomano por el control de Estambul; y “And Quiet Flows the Don”(1958) una producción épica soviética, de más de seis horas de duración, que cuenta la historia de un hombre cosaco que se va afectado por la guerra en territorio ruso.

"Merry Christmas" (2006)

“Merry Christmas” (2006)

Entre los esfuerzos más recientes por llevar a cine la crudeza de esta guerra, aparecen la francesa “A Very Long Engagement” (2004), sobre dos amantes que ven interrumpidos su relación por culpa de la guerra; la alemana “Merry Christmas” (2005), sobre la tregua acordada por los ejércitos combatientes para celebrar la navidad de 1914 -uno de los actos humanitarios más recordados del conflicto-; la estadounidense “War Horse” (2010), en la que Steven Spielberg muestra el uso de caballos por parte de los ejércitos –se estima que cerca de un millón de caballos fallecieron en diferentes enfrentamientos-; y la alemana-austriaca “The White Ribbon” (2009), una de las producciones sobre la Gran Guerra más aclamadas de los últimos tiempos y en la que el director Michael Haneke retrata los cambios en la sociedad alemana en los momentos previos al inicio del conflicto militar.

Las consecuencias de esa gran tragedia siguen sintiéndose hasta nuestros días y el cine ha sido una parte muy importante en la conservación de esa memoria histórica. Las peliculas sobre la Primera Guerra Mundial han servido para recordarnos la cruda realidad vivida hace cien años y mantener la memoria de las víctimas de ese conflicto. Todavía quedan muchas historias de la por ser llevadas a la gran pantalla y son varios los países que aún tienen que contar la historia de sus luchas y sus víctimas, por lo que seguramente en la pantalla grande seguirán apareciendo visiones de la guerra, como advertencia y recordatorio de esas épocas oscuras vividas por la humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s