Diez grandes documentales olvidados por los Oscar

Aunque el premio a Mejor Documental no es una de las categorías más llamativas de los Oscars, a lo largo de su historia ha visto entre sus ganadores y nominados a algunas de las producciones más importantes de su  género. Películas como “Prelude to War”, “Woodstock”, “Harlan County, USA”, “The Times of Harvey Milk”, “When We Where Kings” y “The Fog of War” han sido galardonadas con esta estatuilla, representando lo mejor de este tipo de cine. Sin embargo, esta categoría también ha sido testigo de algunas de las omisiones más grandes en la historia de estos premios. Varios documentales que han influido notablemente en la historia del cine o han llevado a cambios sociales y políticos han sido olvidados por la Academia, en muchas ocasiones porque su estilo es muy avanzado para una organización que por lo general se muestra muy conservadora. Estos son algunas de las omisiones más grandes en la historia del Oscar a Mejor Documental

 “Titicut Follies”

titcut follies

(Frederick Wiseman, 1967)

Es posible que Frederick Wiseman sea uno de los documentalistas más prolíficos y menos conocidos de la industria estadounidense. Sus producciones, en las que se dedica a mostrar el funcionamiento de diferentes instituciones, no utilizan ningún tipo de narración, música o ayudas visuales y son solo las imágenes las que permiten contar sus historias. “Titicut Follies” fue el primer documental de Wiseman, en el que expuso las condiciones de los pacientes de un hospital mental en el estado de Massachusetts. En la mayoría de las escenas se ven los malos tratos infringidos sobre los pacientes, muchos de ellos en estado catatónico e incapaces de defenderse por sí solos. El nombre de esta película fue tomado del concurso de talento en el que participaban los pacientes en medio de las burlas del personal del hospital. Debido a la crudeza de este documental, el gobierno de Massachusetts logró que fuera censurado y solo se pudiera estrenar de manera limitada, lo suficiente para competir por el Oscar. “Titicut Follies” solo fue estrenado a nivel nacional a mediados de los años 80s, sirviendo como base para el cierre definitivo de dicho hospital y de apoyo a las demandas de las familias de varios pacientes. A pesar de que sus documentales suelen ser muy bien recibidos por la crítica, Wiseman sigue sin conseguir su primera nominación al Oscar, lo que ha llevado a varios conocedores a quejarse públicamente.

“Don’t Look Back”

dont look back
(D. A. Pennebaker, 1967)

A pesar de las recientes victorias de “Searching for Sugar Man” y “20 Feet from Stardom”, los documentales musicales suelen ser uno de los géneros más olvidados por la Academia. “Don’t Look Back” del director D. A. Pennebaker es una mirada al vertiginoso ascenso de un artista que cambiaría la música estadounidense para siempre y que en ese momento era considerado todo un anarquista. Pennebaker tuvo acceso a Bob Dylan durante varios momentos de su gira de conciertos y varias entrevistas con medios internacionales, mostrando un artista talentoso, pero algunas veces arrogante, que ya se proyectaba como uno de los iconos de su era. “Don’t Look Back” es considerado el epítome de los documentales musicales: su mezcla de presentaciones musicales y el proceso creativo de Dylan ha sido imitado en muchas otras producciones, e incluso su secuencia inicial, en la que Dylan sostiene varios pedazos de papel mientras en el fondo suena Subterranean Homesick Blues, es una de las más famosas de cualquier documental. Tres años después de la omisión de este película, “Woodstock” del director Michael Wadleigh se convertiría en el primer documental musical en recibir el Oscar, llegando a ser nominado también a Mejor Edición. Pennebaker fue nominado al Oscar en 1994 por el documental político “The War Room” y en 2012 fue reconocido con una estatuilla honorifica.

 “Grey Gardens”

grey gardens

 (Albert y David Maysles, 1975)

Pocos documentales han permeado la cultura popular como lo ha hecho “Grey Gardens”. Un musical de Broadway, una película de televisión y cientos de referencias en series y editoriales fotográficas son pruebas de esto. En 1975 los hermanos Albert y David Maysles decidieron filmar a Big Eddie y Little Eddie quienes eran tía y prima de la ex primera dama estadounidense Jacqueline Kennedy, y vivieron durante varias décadas aisladas del mundo en la hacienda Grey Gardens. Fieles a su estilo directoral, los hermanos Maysles dejaron que fueran sus protagonistas quienes contaran su propia historia interfiriendo lo menos posible en sus acciones. El resultado es uno de los mejores ejemplos del llamado cine directo, en el que se busca mostrar la realidad de la manera más fiel posible. Este tipo de cine, nunca tuvo una gran aceptación dentro de la Academia por lo que no solo “Grey Gardens” fue completamente ignorada, sino también otras piezas de los Maysles como “Salesman” y “Gimme Shelter”, que se cuentan entre los grandes documentales de la historia.

“La Batalla de Chile”

1973, AGOSTO 15.- PARO DE CAMIONEROS
(Patricio Guzmán, 1975)

A lo largo de su historia, la rama de documentalistas de la Academia ha sido muy abierta a nominar producciones de diferentes lugares del planeta, sin embargo el cine documental latinoamericano se ha mantenido relegado. Uno de los mayores ejemplos de esto es la omisión de “La Batalla de Chile” de Patricio Guzmán, la trilogía de documentales que es considerada el epitome del este género cinematográfico en Latinoamérica.  En “La Insurrección de la Burguesía”, “El Golpe de Estado” y “El Poder Popular”, Guzmán muestra el trasfondo político y social que causó el golpe militar del 11 de septiembre de 1973. Durante un año, Guzmán y su equipo se dedicaron a entrevistar a personas de la vida común en Chile, para revelar los dos bandos en una batalla social que desencadenaría una de las dictaduras más crueles vividas en el continente. A pesar de haber sido aclamados por la crítica internacional, ninguno de los integrantes de esta trilogía logroóconvencer a los votantes de la Academia. Hasta el momento el único documental latinoamericano que ha logrado una nominación al Oscar es “Las Madres de la Plaza de Mayo” (1985) de la argentina Susana Blaustein Muñoz y la mexicana Lourdes Portillo.

  “The Thin Blue Line”

the thin blue line

(Errol Morris, 1988)

Cada cierto tiempo aparece un documental que rompe las barreras de su género cambiándolo para siempre, aun cuando la Academia no esté preparada para aceptarlo. Ese es el caso de “The Thin Blue Line” que hoy en día es considerado uno de los documentales más transgresores de la historia. Errol Morris decidió contar la historia de Randall Dale Adams, un estadounidense condenado a cadena perpetua por el asesinato de un policía. Morris recreó el testimonio de varios testigos, todos ellos con versiones diferentes de los hechos y que en la mayoría de los casos ponían en duda la culpabilidad de Adams. Según la Academia, al haber usado recreaciones, “The Thin Blue Line” dejó de ser un documental y pasó a ser una película de ficción, aun cuando las entrevistas y testimonios de los testigos hacen parte de la producción. Este documental fue descalificado durante el proceso de votación en una decisión que sigue generando controversias. Hoy en día el uso de recreaciones es cada vez más común dentro de los documentales y la Academia lentamente ha ido aceptando su uso. Morris sería nominado al Oscar por primera vez en 2004 por “The Fog of War”, llevándose su primera estatuilla y siendo reconocido como uno de los documentalistas más importantes de Estados Unidos.

 “Roger and Me”

roger and me

(Michael Moore, 1989)

Michael Moore es una de las figuras más divisivas del cine estadounidense. Héroe de los grupos más liberales y enemigos de los conservadores, su estilo subversivo ha llevado a que muchos de sus documentales se cuenten entre los más exitosos de la historia. En sus producciones, Moore adquiere un nivel de protagonismo casi igual al de los sujetos que quiere retratar, lo que según muchos de sus críticos muestra su deseo de manipular la realidad que lleva a la gran pantalla. Este fue precisamente uno de los puntos más controversiales de “Roger and Me”, la ópera prima de Moore en la que retrata el impacto social causado por el cierre de la planta de General Motors en su ciudad natal (Flint, Michigan). Para muchos de los detractores de este documental, Moore deliberadamente exageró el impacto social del cierre de esta planta de producción con el fin obtener más simpatizantes para su agenda política. Para una Academia que suele resistirse a los cambios, la novedad del estilo de Moore fue demasiada como para reconocerlo con una nominación al Oscar. Con el paso del tiempo la prominencia de Moore se hizo más grande consiguiendo su primera nominación y victoria en 2002 por “Bowling for Columbine”. Un par de años después Moore decidió no poner en consideración a “Fahrenheit 9/11” en esta categoría y tratar de hacer historia con una nominación a Mejor Película, un esfuerzo que probó ser inútil.

 “Paris is Burning”

paris is burning

(Jennie Livingston, 1990)

La historia de la Academia y los documentales de temática LGBT ha sido compleja. Durante los años 80s dos producciones de este tipo fueron premiadas con el Oscar, “The Times of Harvey Milk” y “Common Threads: Stories from the Quilt” (ambas dirigidas por Rob Epstein) sin embargo, en las décadas siguientes los documentales LGBT desaparecerían casi por completo de la carrera por el Oscar llevando a la omisión de la que es considerada la producción más importante de este género, “Paris is Burning”. Durante varios meses, la directora Jennie Livingston siguió a un grupo de travestis y drag queens mientras se preparaban para una competencia de belleza underground. Este documental fue una de las primeras miradas a la cultura gay que se desarrollaba de manera escondida en las ciudades de Estados Unidos, logrando convertirse en un éxito con la crítica y espectadores, y eventualmente deviniendo en  película de culto. A diferencia de los documentales de Rob Epstein, “Paris is Burning” no se enfoca en mostrar la lucha social de la comunidad LGBT, sino que simplemente retrata la riqueza cultural de esa comunidad. Esto último parece haber sido la causa de la omisión de este documental, dada la preferencia de la Academia por aquellas producciones de corte político y social.

 “Hoop Dreams”

HoopDreams

(Steve James, 1994)

En la historia del Oscar a Mejor Documental, pocas omisiones han causado tanto revuelo como la de “Hoop Dreams” en 1994, la historia de dos adolescentes afroamericanos que sueñan con convertirse en estrellas de la NBA a pesar de que sus circunstancias sociales no los favorecen. Este documental se convirtió en uno de los mayores éxitos de taquilla de su género, siendo aclamado por la crítica y espectadores  e incluso llegando a ser nominado al Oscar a Mejor Edición. Sin embargo, los miembros de la rama de documentalistas de la Academia decidieron ignorarlo por completo. En esa época, un pequeño comité de dicha rama era el encargado de elegir a los cinco nominados al Oscar, asistiendo a una presentación de todos los contendientes en la que se les entregaban unas linternas; si durante algún momento de la presentación la mayoría de los miembros encendían sus linternas el documental en pantalla era detenido para dar paso a la siguiente producción. Según varios miembros de la Academia “Hoop Dreams” fue detenido antes de llegar a los 20 minutos. El crítico Roger Ebert lanzo una campaña en defensa de este documental que pondría final al sistema de las linternas y que aseguró un lugar a “Hoop Dreams” en la historia de este género. La relación del director Steve James con la Academia sigue siendo tormentosa. En 2011, su aclamado documental “The Interrupters” fue nuevamente ignorado en la competencia por el Oscar y en 2015 “Life Itself”, el homenaje a Roger Ebert, su mayor defensor, no pasó más allá de la lista de finalistas.

  “Grizzly Man”

grizly men

(Werner Herzog, 2005)

Durante toda su carrera, el director alemán Werner Herzog ha mantenido un equilibrio entre el cine documental y el de ficción, llevándolo a crear grandes peliculas en ambos géneros. En los últimos años, los documentales de Herzog han sido muy bien recibidos por la crítica convirtiéndolo en uno de los mayores exponentes del género. En “Grizzly Man”, Herzog indaga sobre la historia de Timothy Treadwell, un entusiasta de los osos grizzly que murió atacado por uno de ellos. “Grizzly Man” es uno de los documentales con mejores críticas en los que va del de siglo XXI, todo un retrato sobre la obsesión y el miedo. Este documental recibió los premios de la crítica de Nueva York y Los Ángeles, dos galardones que lo ponían en camino por el Oscar, pero que finalmente no terminaron de convencer a los votantes de la Academia. Herzog fue nominado al Oscar en 2007 por “Encounters at the End of the World”.

“Stories We Tell”

stories we tell 1

(Sarah Polley, 2012)

Acostumbrados a observar los eventos que los rodean y la vida de los demás; rara vez los documentalistas dejan ver en sus producciones aspectos de su propia vida. En “Stories We Tell”, Sarah Polley plasma en la pantalla grande la historia de su familia y de los secretos que mantuvieron por varias décadas. Este documental se ha convertido en uno de los mas aclamados de los últimos años, recibiendo varios premios de la critica especializada y cimentando a Polley como una de las estrellas en ascenso del cine mundial. Para dar vida a su historia, Polley utilizó varias recreaciones de los eventos de su infancia y el romance de sus padres, todos ellos filmados de manera que parecieran viejas grabaciones caseras. Para varios conocedores, fue el uso de estas recreaciones lo que llevó a la Academia a omitir a “Stories We Tell” de los nominados al Oscar, demostrando una vez mas la reticencia de los miembros de la rama de documentalistas a aceptar el uso de recreaciones en los documentales. En 2012, por primera vez en la historia los nominados al Oscar a Mejor Documental fueron anunciados en una conferencia de prensa en vivo, junto a las categorías de mayor perfil, lo que convirtió a la omisión de esta película en una de las historias mas importantes del día de las nominaciones.

Anuncios

Una respuesta a “Diez grandes documentales olvidados por los Oscar

  1. Hoop Dreams fue muy popular en aquel entonces, Grizzly Man es un excelente documental, el porblema es que la gente del “oscar” premia lo que quiere premiar y no lo que realmente suele ser bueno, Farenheit 9.11 fue ignorada….. con intención….. asi que esto no sorprende, despues de 80 y tantos años ellos todavia no saben premiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s